Como Se Divide La Historia Del Peru

Como Se Divide La Historia Del Peru
Cuando se trata de facilitar el estudio de los hechos agrupándolos según sus analogías, la historia del Perú apa- rece naturalmente dividida en seis períodos: la época de los Curacas, la de los Incas, la de la Conquista, la de los virreyes, la de la Emancipación y la de la República.

¿Cuál es la primera etapa de la historia del Perú?

Tradicionalmente, la historia del Perú ha sido dividida de la siguiente manera: Época Prehispánica : es el periodo más largo de la historia peruana, ya que abarca desde la llegada del primer habitante, hacia 11 000 a.C., hasta la conquista española en 1532.

¿Cómo se dividen los periodos de la historia?

La historia se ha dividido en cinco edades, que son: la prehistoria, la Edad Antigua, la Edad Media, la Edad Moderna y la Edad Contemporánea.

¿Cómo es la historia de Perú?

Historia de Perú La historia de Perú se remonta a hace más de 11.000 años, con la presencia cazadores-recolectores nómadas que aparecieron en el territorio actual del país mucho antes incluso que ahí se estableciese la civilización de Norte Chico, una de las seis más antiguas del mundo.

El Imperio de los Inca, que unió el Perú entre los años 1438 y 1532 fue la mayor dinastía de la América precolombina y aún hoy se puede comprobar su influencia. La historia de Perú no difiere mucho de la de otras naciones hispanoamericanas. Fue conquistado por los españoles en 1524 después de que una devastadora epidemia de viruela barriese la población del imperio incaico y arruinase su estabilidad política.

La cultura peruana tiene unas raíces muy firmes en su pasado colonial, como la lengua mayoritaria. Durante ese periodo de la historia peruana, la explotación de recursos naturales dio lugar a una expansión económica que llevó a Lima a convertirse en una distinguida capital colonial.

  1. El Virreinato del Perú fue el último reducto de poder español en América del Sur.
  2. La República del Perú fue declarada oficialmente en 1821.
  3. A continuación se sucedieron una serie de conflictos y disputas territoriales en lo que fue uno de las etapas más sangrientas de la historia de Perú.
  4. El siglo XX fue época de inestabilidad en la historia peruana : los gobiernos militares abundaron durante todo el siglo, tolerados a menudo desde el exterior debido a que Perú fue el primer país de Hispanoamérica que declaró su alianza con Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

El periodo de postguerra fue protagonizado por varios alzamientos militares y no fue hasta 1985 que hubo una sucesión de poder democrática por primera vez en cuarenta años de historia peruana,

¿Cómo se llama los tres periodos de la historia?

Períodos de la Historia :: Historia LOS PERÍODOS DE LA HISTORIA El tiempo total de la historia humana puede dividirse en forma general, en dos grandes períodos: la prehistoria, también llamada edad de piedra, y la historia, El primero se identifica con la época anterior a la escritura, y el segundo coincide con la época de la historia basada en los registros escritos.

  • La edad de piedra cubrió por lo menos el 99.5% de la existencia del hombre y se subdivide en dos grandes períodos: el paleolítico, que significa edad de piedra tallada y el neolítico, que significa edad de piedra pulida.
  • Cada período toma su nombre del material y la técnica usada para fabricar herramientas o armas.

De esta forma, durante el paleolítico las herramientas se hacían por “percusión”, golpeando una piedra sobre otra, usando el centro que quedaba como hacha de mano y las pequeñas lascas como objetos cortantes. Durante la edad neolítica la técnica de fabricación de herramientas se perfeccionó, y las herramientas de piedra tallada fueron sustituidas por la fabricadas mediante la fricción (pulido); así, comenzaron a utilizar armas de más eficaces como las puntas de flecha. : Períodos de la Historia :: Historia

You might be interested:  Cual Es La Universidad Mas Facil De Ingresar En Peru

¿Qué significado tiene Caral?

La Ciudad Sagrada de Caral, el asentamiento más destacado de la Civilización Caral, debido a su antigüedad,complejidad arquitectónica, social y cultural, así como a su excelente estado de conservación, representa un sitio de valor excepcional para los peruanos y para la humanidad en general. Para el Perú simboliza la integración nacional, pues el manejo tranversal del territorio y la organización sociopolítica sirvieron de modelo a lo largo del proceso cultural milenario entre Caral y el Imperio Inca. Por su importancia como creación humana de los orígenes de la civilización, y por su significado para las generaciones actuales y venideras, la Ciudad Sagrada de Caral y la Civilización Caral poseen los siguientes valores:
VALORES UNIVERSALES
Representa una obra maestra del genio creador peruano
El diseño del espacio construido, la misma arquitectura de la Ciudad Sagrada de Caral, los materiales y sus contextos, así como la información sobre el manejo del medio ambiente, suelo y agua, ponen en evidencia el genio creativo, el grado de conocimiento y la complejidad organizativa alcanzados por la sociedad de Supe. Para erigir la ciudad y sus edificios monumentales bajo un diseño concertado, se requirió una planificación previa, especialistas y un gobierno centralizado. Este último, sustentado en una economía con excedentes productivos y en una ideología principalmente religiosa, movilizó a grandes cantidades de trabajadores organizados.
En el diseño de la ciudad se refleja la concepción del mundo, principalmente religiosa, y el propio sistema social de la población. En las estructuras edificadas en la ciudad y en las tierras del entorno puede observarse, además, la aplicación conjunta de los conocimientos de ciencia, tecnología y arte logrados en esa época. La investigación de la Ciudad Sagrada de Caral ha cambiado la historia del urbanismo en el mundo y, al ser la civilización más antigua de América, comparable en edad a las cuatro civilizaciones de mayor datación identificadas en el mundo, se ha convertido en uno de los mejores instrumentos para mejorar la autoestima nacional.
Aporta un testimonio único o al menos excepcional de una civilización y de su tradición cultural. La Ciudad Sagrada de Caral es un testimonio excepcional de la civilización más antigua de América, desarrollada hace cinco mil años, simultáneamente con las de Mesopotamia, Egipto e India.
Es un laboratorio único en América por su gran antigüedad para la investigación sobre la formación de la Civilización: la forma de vida urbana; la organización estatal y la estratificación social; el desarrollo de la ciencia, la tecnología, la escritura y el arte; el rol del comercio; y la importancia de la religión y de la ideología en el sistema social. Estos aspectos pueden ser comparados con los de otras civilizaciones prístinas de América (1800 años después que Caral) y del mundo. se ha convertido en un laboratorio para aproximarnos al conocimiento y comprensión de la conducta social humana.
Simboliza la Integración Nacional, pues el manejo transversal del Territorio y la organización sociopolítica sirvieron de modelo a lo largo del proceso cultural milenario entre Caral y el Imperio Inca En la Ciudad Sagrada de Caral se encuentran evidencias sobre el intercambio de bienes, conocimientos e ideología con otras sociedades que poblaron el área norcentral del Perú, en las regiones de costa, sierra y selva. Hubo una esfera de interacción interregional entre el valle del Santa por el norte y el valle del Chillón por el sur y entre el Océano Pacífico y la Cuenca del Amazonas, en un espacio de 400 por 300 Km, durante el período Arcaico Tardío (3000 -1800 a.C.).
Sin embargo, la forma de organización social y política de la Civilización Caral y el nivel de conocimiento alcanzados trascendieron ese espacio y el tiempo; su prestigio la convirtió en modelo y sentó las bases de las estructuras organizativas; muchos de los elementos culturales integrados por ella serían asumidos y continuados por otras sociedades. Al margen de la diversidad de modos de vida, culturas, lenguas y entidades políticas que existió en los Andes Centrales, la Civilización Caral estuvo presente como sustrato durante los siguientes cuatro mil años. Por ello, esta civilización puede ser considerada como matriz o madre, inicio del proceso civilizatorio originario, que continuó hasta el Imperio Inca. Por ejemplo, el registro de información, conocido como “quipu” fue iniciado en Caral y utilizado durante 4400 años hasta el Imperio Inca, o el observatorio astronómico con geoglifos y líneas de Caral, es el antecedente de los trazos identificados en las Pampas de Nasca, hechos 3300 años después de Caral.
Constituye un ejemplo eminente de un tipo de Conjunto Arquitectónico, y de paisaje cultural, de un período significativo de la historia humana La Ciudad Sagrada de Caral es el asentamiento urbano más antiguo y complejo, por su extensión (66 ha), diseño arquitectónico y construcción planificada, de todos los identificados en el Perú y el continente americano entre los 3000 y 1800 años antes de nuestra era. Tiene cierto parecido con las ciudades mayas, pero es, por lo menos, 3300 años más antiguo.
VALORES NACIONALES
Valor Histórico Caral es una de las seis civilizaciones prístinas del mundo y la más antigua de América. La Ciudad Sagrada de Caral es un testimonio de la génesis de la civilización andina. Evidencia, además, a una ciudad construida por primera vez bajo un diseño y trabajo planificado que refleja una organización social compleja, la producción de conocimientos y su aplicación. Sus expresiones subyacen como modelos en el proceso sociocultural andino.
Valor Cultural La Civilización Caral, al constituirse en el sustrato de las sociedades andinas, las integra en un solo proceso y sirve para el fortalecimiento de la identidad cultural nacional. Expresa los avances pioneros en la producción del conocimiento aplicado a lograr mejores condiciones de vida a través de la tecnología agraria; de la observación astronómica y de la medición del tiempo; del uso medicinal de las plantas; de las edificaciones arquitectónicas y de la organización sociopolítica. La recuperación de este conocimiento contribuye a mejorar la autoestima social de la población actual y que esta se sienta orgullosa del desarrollo alcanzado por sus antepasados. Para los pueblos originarios de la América actual, la Ciudad Sagrada de Caral es el símbolo que expresa la creatividad y organización de los pueblos americanos en la etapa de la formación de la civilización, que, a diferencia de los otros focos civilizatorios, se realizó en total aislamiento.
Valor Social La comprensión de la importancia de esta sociedad que construyó la Ciudad Sagrada de Caral y de sus aportes al desarrollo civilizatorio refuerza los lazos de cohesión social entre las poblaciones y la integración nacional.
Valor Paisajístico La Ciudad Sagrada de Caral se encuentra en un ambiente natural y social andino. El espacio geográfico, los recursos naturales y las poblaciones del entorno, con sus actividades agrícolas tradicionales, son característicos de un medio rural y, así la ciudad es apreciada en un marco paisajístico adecuado. La preservación de este medio permitirá compartir y disfrutar de la vegetación del monte ribereño, de las lomas, del valle, de las diversas especies de flora y fauna y de la cultura viva; y transmitir esta herencia patrimonial a las generaciones venideras.
Valor Turístico y Económico La Ciudad Sagrada de Caral, por su antigüedad, complejidad arquitectónica, su paisaje natural, la tradición cultural de los habitantes del entorno y su significado como expresión destacada de la etapa de formación de la civilización, además de su excelente estado de conservación, ha concitado el interés por conocerla de parte de visitantes nacionales y extranjeros. Esto ha contribuido a fomentar diversas actividades económicas en las poblaciones del área, todas relacionadas con la actividad turística. La puesta en valor de la Ciudad Sagrada de Caral ha generado beneficios en la economía local, regional y nacional; también ha motivado el interés de la empresa privada por invertir en la zona.
La presentación de Caral como destino turístico ha fortalecido la formación de un nuevo polo de desarrollo turístico en el Área Norcentral y el interés en otros proyectos de puesta en valor de asentamientos arqueológicos ubicados en otras regiones del área. El Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe procura que este desarrollo turístico sea integral y sostenible, es decir, que la puesta en valor del patrimonio arqueológico se realice con responsabilidad social, para fomentar una dinámica económica que promueva mejores condiciones de vida para los pobladores de la localidad, de la región y del país pero con pleno respeto por la preservación y conservación del patrimonio cultural.
Valor Científico El conocimiento sobre la Civilización Caral contribuye a la comprensión, por comparación con otras civilizaciones, de diversos aspectos del comportamiento humano y a entender mejor a nuestra especie. Permite evaluar su trayectoria en el proceso civilizatorio, desde el orígen hasta el presente. En el caso peruano, la Ciudad Sagrada de Caral representa una experiencia milenaria en el manejo del territorio andino y de las relaciones sociales. Por otro lado, debido al buen estado de conservación de las edificaciones monumentales y domésticas y a su notable antigüedad, la Ciudad Sagrada de Caral es un sitio excepcional para la investigación y la conservación de monumentos y objetos de piedra, barro y materiales orgánicos.
Valor Educativo El conocimiento y la organización social plasmados en la Ciudad Sagrada de Caral son fundamentales para la formación integral de los niños y jóvenes peruanos. Es un buen ejemplo del rol del patrimonio cultural en la educación nacional. La información sobre las manifestaciones culturales y sociales de la primera civilización americana debe ser incorporada en todos los niveles y materias de la educación para fortalecer la identidad cultural, mejorar la autoestima social y reforzar la integración nacional.
Valor Espiritual Desde su concepción, la Ciudad Sagrada de Caral estuvo vinculada con las ideas y creencias compartidas por la sociedad que la construyó y habitó. A pesar de los cinco milenios transcurridos, la Ciudad de Caral continúa manteniendo el espíritu sagrado que animó a sus pobladores. Este espíritu del sitio se evidencia en la constante presencia de ofrendas depositadas en contextos rituales desde el abandono de la ciudad hasta nuestros días. Estas prácticas expresan la vigencia de la milenaria tradición cultural andina.
You might be interested:  Por Que La Geografia Del Peru Es Diversa

¿Qué pasó con la cultura Caral?

Desastre ecológico – La doctora Shady y su equipo arqueológico trabajan en 12 asentamientos de esta cultura con el objetivo de “conocer el sistema social de la civilización Caral y los cambios que se fueron dando a lo largo de los mil años, de gran prestigio y desarrollo alcanzado, hasta que entró en crisis y colapsó por un intenso cambio climático, que transformó el valle productivo de Supe en tierras arenosas con dunas, afectado por una prolongada sequía.

Condiciones que hicieron que las poblaciones abandonaran los centros urbanos”. De hecho, y a pesar de su armoniosa relación con la naturaleza, la cultura Caral sucumbió a un duro cambio climático, catastrófico por sus efectos. Los arqueólogos han identificado una serie de fenómenos meteorológicos extremos, como terremotos y lluvias torrenciales que anegaron la bahía de la ciudad pesquera.

También se ha documentado una sequía extrema que se prolongó durante varias décadas: el río Supe se secó y los campos de cultivos se llenaron de arena. Al final, tras diversas y devastadoras hambrunas que acabaron con esta brillante civilización, Caral y las poblaciones aledañas fueron abandonadas hacia 1900 a.C., sin que se sepa qué fue de sus habitantes.

¿Cuál fue la primera civilización de la historia?

Las dos primeras civilizaciones que surgieron en la historia fueron: La civilización mesopotámica, en un lugar llamado Mesopotamia (hoy Irak), entre los ríos Tigres y Éufrates. La civilización egipcia, en Egipto, alrededor del río Nilo.

¿Quién fue el primer hombre en el Perú?

Hombre de Paccaicasa – El hombre de Paccaicasa es considerado el hombre más antiguo del Perú, ya que se calcula tiene una antigüedad de 20,000 años a.C. El arqueólogo estadounidense Richard Mac Neish descubrió en la cueva de Piquimachay, a 12 km. al norte de la ciudad de Ayacucho, instrumentos de piedra como cuchillos, raspadores y puntas de proyectil, que eran empleados por este cazador, recolector, pescador y nómade andino para sobrevivir.