Cuantos Platos Tipicos Hay En El Peru

Cuantos Platos Tipicos Hay En El Peru
EL PERÚ ES EL PAÍS CON MAYOR NÚMERO DE PLATOS TÍPICOS EN EL MUNDO ER.- L a variedad de aromas, sabores, texturas y colores demuestran que la gastronomía peruana es una de las mejores del mundo, Es por eso que Maggi, presenta el estudio Epicure, realizado por la empresa REINOVA, en el cual se revela información sobre la variedad gastronómica que ofrece el país.

  • El Perú cuenta con 491 platos típicos, convirtiéndose así en el país con mayor número de platos típicos en el mundo, además tiene 2500 sopas oriundas y 250 postres tradicionales.
  • El estudio menciona que el motivo de la variedad es por la mezcla cultural, la particularidad de la geografía del Perú y la adaptación de culturas milenarias a la cocina moderna.

Además, el ceviche, chifa y pollo a la brasa son los platos típicos de la gastronomía peruana moderna más consumidos. Gracias a la rica diversidad en la fusión de elementos se pueden observar las siguientes herencias por otros continentes:

Los afroamericanos de la costa atlántica influyeron en las costumbres gastronómicas actuales, como los tamales en base a maíz molido y aderezo, el tacu-tacu, el cau- cau y el mondongo.

Los españoles, influenciados inicialmente por 762 años de presencia musulmana en la Península Ibérica, preparaban escabeches, adobos, sancochados, chupes, seco de cabrito, locros y los dulces como: los alfajores, mazamorra, alfandoque y alfeñiques.

Los chinos-cantoneses, japoneses, italianos desde el siglo XIX y otros europeos (emigrados al Perú entre los siglos XIX y XX), introdujeron el sillao (salsa soya), el ajonjolí, y el arroz en la dieta diaria de los peruanos.

En estas Fiestas Patrias es un momento especial para disfrutar de la variedad de platos que ofrece la gastronomía peruana en familia, por eso Recetas Nestlé ofrece más de 250 recetas dulces y saladas ingresando a: www.recetasnestle.com.pe

¿Cómo se llaman los platos típicos de Perú?

La cocina criolla – Con 250 postres tradicionales desde el siglo XIX, esta gran variedad se ha originado principalmente en las ciudades costeras desde la época del virreinato del Perú, como el suspiro de limeña, el ranfañote, los picarones, el turrón de Doña Pepa, la melcocha y la mazamorra morada, entre otros.

En Tacna, a inicios del siglo XX se creó su plato principal el picante a la tacneña, Los restaurantes con cartas criollas en sus variadas formas son numerosos, las pastelerías abundan y constituyen una de las riquezas culinarias de las ciudades de Lima, Arequipa, Ica, Trujillo y Tacna, La oferta de restaurantes de toda naturaleza y especialización es notoria.

Uno de ellos, de lujo, que se encontraba frente al mar en la Costa Verde de Lima, ofrecía a mediodía un servicio libre con más de cuatrocientos platos diferentes servidos en forma simultánea, por lo cual ostentó el Récord Guinness, ​ Entre los principales platos de la comida criolla tenemos: ají de gallina, carapulca, escabeche de pollo, arroz con pollo, tacu-tacu, arroz con pato, cau cau, lomo saltado, rocoto relleno, tamales, papa rellena, sancochado, anticuchos, causa a la limeña, entre otros. Por otra parte, existe un plato híbrido muy popular en la costa del país, especialmente en la zona centro, llamado simplemente «combinado». Consiste en una porción de papa a la huancaína con tallarines guisados tradicionalmente (adrezo de zanahoria, tomate y cebolla) y cebiche,

Cabe agregar que combinado se le puede decir a cualquier plato que resulte ser un poco de otros platos; por lo que el término Combinado no se aplica necesariamente al platillo descrito antes. El seco de cabrito, es otro plato típico del Perú, nació en el norte del país entre Trujillo y Chiclayo, se trata de un mamífero del tamaño del cordero, también conocido como chivo, que es amacerada con distintos condimentos entre ellos el ají amarillo, también se le agrega chicha de jora y culantro, se sirve con arroz y frejol.

Otros platos norteños son el shámbar (se sirve solo los lunes), ​ sopa teóloga, pepián, causa en lapa, cuy frito con ajiaco, frito trujillano, etc. Todos exclusivos de la cocina trujillana,

¿Qué plato es el que más se consume en el Perú?

Pollo a la Brasa Este plato típico de bandera es el más consumido en el Perú, su exquisito sabor hace que sea el favorito cuando las familias peruanas se reúnen.

¿Cuántos platos típicos hay en México?

¿Cuántos platillos tiene la gastronomía mexicana? – Determinar la cifra exacta de platillos existentes en México no es tarea sencilla, pues existen tantas variedades de recetas como personas en el país. Algunos platillos pueden ser rastreados, mientras que otros son conocidos solo de forma regional.

La gastronomía mexicana se encuentra dentro de las primeras cinco más prestigiadas en el mundo, junto con la francesa, italiana, china y japonesa. Sin embargo, es innegable el desconocimiento que existe sobre la riqueza de esta cocina. A menudo se asocia la comida mexicana con la denominada “tex-mex”, que fusiona los sabores del norte del país con el sur de Estados Unidos.

No obstante, expertos destacan que en cada región del país hay una enorme diversidad de platillos. Se estima que existen aproximadamente 600 tipos de tamales y más de 500 variedades de moles, por señalar solo dos platillos. Por otra parte, la tortilla cuenta con variedad de colores, texturas y tamaños.

De igual forma, México cuenta con una gran cantidad de platillos nativos, pero se debe prestar atención también a los platillos fusionados, sobre todo con ingredientes orientales, como puede verse en restaurantes actuales de moda. Cada estadio mexicano posee sus propias recetas y tradiciones culinarias.

Puede nombrarse mínimo 10 platillos por región. Hay ciertas creaciones que por su aceptación se han vuelto emblema nacional, como el mole, las tortas ahogadas, el tequila o los tacos. Cabe mencionar que el conjunto inmenso de cocinas regionales se caracteriza por un componente indígena básico y técnicas de cocción similares.

¿Cuántos platos típicos hay en Venezuela?

¿Cuál es la Comida típica Venezolana? | IFEMA MADRID Probar y conocer la comida típica venezolana es una experiencia cultural intensa, en la que se fusionan elementos del Mediterráneo y de África (esclavos traídos al Caribe) con lo autóctono americano.

Las comidas más conocidas de la gastronomía venezolana son las asociadas con el maíz, más que nada con las harinas de maíz, por las famosas arepas; también el pabellón criollo, con su arroz blanco, los frijoles negros, la carne mechada y el plátano. Venezuela ha logrado diferentes síntesis en sus platos variadísimos, bebidas y dulces, que recuperan varias tradiciones mezclándolas en una cocina sabrosa, de platos abundantes y nutritivos.

Así también la gastronomía Venezolana es rica en bebidas autóctonas y destiladas, cacao y dulces frutales. Cada una de sus regiones tiene platos típicos que se pueden vincular con otros países de la zona según su ubicación geográfica y las costumbres de cada lugar.

  • Por ejemplo, en las zonas de llanura se consume carne asada de forma similar a la de los gauchos argentinos; en la zona andina existen similitudes con la gastronomía peruana; en la zona caraqueña ocurre otro tanto con el sincretismo del Caribe.
  • Los principales platos que se deben probar para dar fiesta al paladar y transportarse al Caribe venezolano son: las arepas, el pabellón criollo y la cachapa.

Aquí pueden incluirse también las empanadas venezolanas y algún postre como el dulce de guayaba o el patacón o plátano frito, Los deliciosos platos no se acaban en esta lista porque algunos dirán que es infaltable probar el asado negro, el sancocho o algunas exisitas comidas navideñas como la hallaca,

Pero si quieres realmente probar estos deliciosos platos típicos venezolanos y conocer más sobre la gastronomía venezolana e iberoamericana, no puedes dejar de asistir al Festival, un evento único que reúne músicos y gastronomía de toda Iberoamérica, con mesas temáticas y sitios de degustación al aire libre, foodtrucks y muchas cosas más.

Es, además, una experiencia única para sibaritas, público en general y emprendedores interesados en las culturas de la diversidad iberoamericana,

¿Cuáles son los platos típicos?

La comida tradicional, entendida como aquella transmitida de generación en generación, además de ser propia, relevante y significativa para una localidad, familia o persona, es analizada generalmente por las ciencias sociales, en particular la antropología, lo que ha sido un pilar fundamental en la patrimonización

¿Qué es el plato nacional de Perú?

El plato nacional de Perú, el ceviche se considera generalmente la mejor comida peruana en todo el mundo. A primera vista, es una simple receta de pescado crudo marinado en zumo de cítricos.

¿Por qué la comida peruana es la mejor del mundo?

Perú es reconocido a nivel internacional por su exquisita gastronomía, cuenta con platillos de sabores exóticos, importantes restaurantes y chefs reconocidos. Es por ello, que ha destacado en eventos de talla internacional realizados en Estados Unidos, Barcelona, Milán y diversos países de América.

Recientemente, el país andino participó en el StarChefs International Chefs Congress, una convención de la industria culinaria más importante de Estados Unidos realizado en New York, a la cual asistieron los reconocidos chefs Virgilio Martínez y Héctor Solís, quienes han representado al país en diversos certámenes.

Otro evento en el que participó recientemente el país es la feria Mercat de Mercats, celebrada en Barcelona, misma que tuvo como invitados a siete cocineros peruanos que conquistaron las tierras españolas con su gastronomía para deleitar paladares exigentes.

Así también, el hecho de ser premiado como el Mejor Destino Culinario de América del Sur por cuarto año consecutivo en los World Travel Awards, hace que Perú siga posicionándose internacionalmente como el destino gastronómico ideal de los viajeros. En este tenor, durante la Asamblea Anual de Asociados de la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) se realizó un balance de las iniciativas llevadas a cabo en el ámbito gastronómico y las expectativas para el 2016.

El Presidente de Apega, Bernardo Roca Rey, resaltó los logros obtenidos que benefician directamente al país. “La gastronomía es hoy reconocida como motor de desarrollo y como el principal factor de identidad cultural, orgullo y optimismo de los peruanos () Vemos con optimismo el futuro, pero no podemos permanecer inmóviles, hay muchos aspectos de la gastronomía peruana que aún falta fortalecer para consolidar nuestro liderazgo.

¿Cómo es considerada la comida peruana en el mundo?

La Gastronomía Peruana en el Mundo La gastronomía peruana ha experimentado un auge en los últimos años, siendo reconocida como una de las más variadas y ricas del mundo. Su fusión de sabores prehispánicos, europeos, africanos y asiáticos ha sido el resultado de un mestizaje culinario que se ha gestado en siglos.

  1. La cocina peruana cuenta con platos icónicos como el cebiche, el ají de gallina, el lomo saltado, el arroz con mariscos, entre otros.
  2. Estos platos han trascendido las fronteras de Perú y se han popularizado en distintas partes del mundo.
  3. Este crecimiento ha sido impulsado por la promoción del gobierno peruano y por la labor de organizaciones como la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), quienes impulsaron, en su momento, la creación de eventos como Mistura, el festival gastronómico más grande de Perú.

La gastronomía peruana ha atraído la atención de reconocidos chefs internacionales, quienes han incluido platos peruanos en sus menús. Este interés también ha generado un aumento en la apertura de restaurantes peruanos en distintas ciudades del mundo, lo que ha contribuido a la difusión de la cocina peruana.

  1. Gracias a la riqueza de sus sabores y a la labor de sus representantes y cocineros la gastronomía peruana ha logrado consolidarse como una de las más importantes y valoradas del mundo.
  2. Por lo que, se espera que el crecimiento de la cocina peruana continúe en los próximos años, como un referente de la cultura y la identidad del país.

Todos los peruanos se sientes orgullosos de los reconocimientos que ha logrado la Gastronomía Peruana y sus representantes, que han sabido conquistar los paladares más selectos del mundo. En los World Travel Awards (WTA) 2022, el Perú fue distinguido por segundo año consecutivo, y por décima vez, como “Destino culinario líder en el mundo”.

  1. Es importante también destacar, que el restaurante peruano “Central de Lima”, ha sido designado recientemente como el segundo mejor restaurante del mundo.
  2. El restaurante “Lima”, en Londres, fue el primer restaurante de comida peruana en ostentar una estrella Michelin, estaba dirigido por Virgilio Martínez.

SEMILLERO DE PROFESIONALES EN GASTRONOMÍA – CENFOTUR El Centro de Formación en Turismo de Perú es una escuela que se dedica a formar jóvenes chefs en la carrera de Gastronomía Peruana e Internacional, para que puedan representar al país en el mundo; cumplen una función muy importante al formar cocineros con una visión innovadora pero conservando lo ancestral de la gastronomía peruana.

You might be interested:  Donde Crece La Flor De Jamaica En Peru

¿Cómo se llama el traje típico de Perú?

Pollera –

La pollera es la vestimenta tradicional de las mujeres en Perú. Es una falda completa de colores brillantes con múltiples capas de volantes. La pollera suele estar hecha de lana tejida o algodón y puede estar decorada con bordados, encajes u otros adornos.

Las mujeres peruanas llevan polleras desde la época colonial, y el estilo se ha mantenido prácticamente sin cambios a lo largo de los siglos. Hoy en día, las mujeres todavía usan polleras en Perú, especialmente en ocasiones especiales como bodas o festivales. Si bien las polleras se asocian típicamente con Perú, también se usan en otras partes de América del Sur, incluidos Bolivia, Chile y Ecuador.

En los últimos años, las polleras se han vuelto populares entre las mujeres no peruanas, particularmente como una declaración de moda.

    ¿Cuál es el plato típico de Estados Unidos?

    1. Hamburguesas – Cuantos Platos Tipicos Hay En El Peru La hamburguesa es el plato estrella de los Estados Unidos, y es una de las comidas más consumidas en todo el mundo. Su nombre proviene de la ciudad alemana de Hamburgo y llegó a América a finales del siglo XIX. Su preparación no puede ser más fácil, una hamburguesa a la plancha o a la parrilla que se introduce entre dos panes.

    • Las posibilidades son casi infinitas y la más popular, gracias a las cadenas de comida rápida, es la clásica con queso fundido y condimentada con mayonesa, kétchup o mostaza.
    • O las tres salsas juntas.
    • A la carne se le puede agregar casi todo lo que uno quiera, pero lo más popular es la lechuga, el tomate, la cebolla, los pepinillos y el beicon.

    Casi nunca viene sola, la acompaña un ejército de patatas fritas.

    ¿Cuál es el estado con la mejor gastronomía?

    Todos los expertos y críticos coinciden: Michoacán es el mejor lugar de todo el país para degustar comida mexicana.

    ¿Cuál es la comida favorita de Chile?

    Comida chilena sencilla – Entre las comidas sencillas en Chile tenemos las humitas, la cazuela, la carbonada, el chancho en piedra, la ensalada a la chilena, los empolvados y la empanada de pino.

    ¿Cuál es el plato nacional de Colombia?

    18 platos colombianos que debes probar Los platos colombianos son abundantes, sabrosos y jugosos. Aquí, está nuestra guía de comida colombiana que debes probar.

    Bandeja Paisa Empanadas Sancocho Almuerzo corriente Chocolate con queso Fritanga Arroz con pollo Cazuela de mariscos Pandebono Arepa Buñuelos Lechona Ajiaco Natilla Churros Tamales Patacones La gastronomía colombiana tiene mucho por ofrecerte no olvides visitar nuestros restaurantes, en GHL Hoteles estamos para deleitarte.

    Originalmente, fue creada para los trabajadores campesinos que necesitaban energía para sus largos jornales. Hoy, la bandeja paisa es el plato nacional de Colombia y se come a toda hora. Se compone de arroz, plátano, arepa (tortas de maíz), aguacate, carne picada, chorizo, salchicha negra y chicharrón frito, y hay un huevo frito en la parte superior para una buena medida.Son el snack perfecto para cualquier ocasión, son pasteles hechos de rellenos populares que incluyen carne, pollo o queso.

    Las empanadas se comen en toda América Latina, pero el aspecto distintivo de las empanadas colombianas es que casi siempre son fritas. Muchos platos colombianos se basan en el concepto de componerse de ingredientes básicos. Este plato tradicional colombiano se llama sancocho. Los sancochos de pollo, cerdo y ternera son acompañados por papa, yuca y plátano verde, que le dan un sabor único.Inicia con una sopa de entrada, seguida de un gran plato principal colombiano, que consiste de arroz, carne o pescado, algún tipo de grano bien sea lentejas o frijoles y una pequeña ensalada, termina con jugo natural y postre.

    La versión colombiana de la merienda del mediodía, es absolutamente deliciosa e irresistible y a un precio muy bajo. Particularmente popular en la capital, Bogotá, el chocolate con queso se come para el desayuno o alrededor de las 4 p.m., como merienda.

    El chocolate caliente y el queso fundido y fibroso son una combinación sorprendente.Fritanga es una maravillosa mezcla de despojos de la res fritos. No suena delicioso, y sin duda es uno de los platos colombianos más autóctonos de la región. La fritanga es una excelente manera de probar trozos de carne que normalmente no comerías.En la cocina colombiana, el arroz con pollo se traduce como uno de los platos colombianos más popular y simplemente delicioso del país.

    Tradicionalmente servido con una gran cantidad de salsa de tomate, papás de paquete o a la francesa. La cazuela de mariscos es un estofado cremoso de mariscos que es popular a lo largo de la costa. Está hecho con leche de coco, varias verduras y especias y puedes usar cualquier marisco que tengas a mano, aunque las gambas casi siempre se usan.

    El pan de bono es una masa pequeña y redonda con forma de pan que está aromatizada con queso o bocadillo. Popular en todo el país, el pan de bono se come como refrigerio durante todo el día y a menudo se sirve junto con chocolate o avena fría. No hay nada más colombiano que la arepa. Un pan circular hecho de harina de maíz fresca, las arepas son la base de muchas comidas, muchas veces se comen solas pero también se pueden complementar con todo, carnes, verduras, embutidos, entre otras.

    Otra comida callejera popular y un elemento básico imperdible durante los meses de vacaciones de noviembre y diciembre, los buñuelos se pueden describir mejor como bolas de masa frita que de alguna manera son simultáneamente dulces y saladas. Puede encontrar algunos rellenos de queso, pero la versión colombiana es bastante simple y está espolvoreada con azúcar en polvo.La Lechona es otro elemento básico maravilloso de los platos colombianos.

    • Este plato consiste en un cerdo entero relleno de arroz, cebolla, guisantes y especias.
    • Luego se arroja en un horno de barro durante hasta 12 horas, y listo, tienes un cerdo asado entero, que se acompaña de arepa blanca y el cuero frito del animal.Junto a mondongo y el sancocho.
    • El Ajiaco es uno de las sopas más emblemáticas de Colombia.

    Con ingredientes como pollo, dos o tres tipos de papas, maíz, alcaparras, aguacate y crema agria, es una exquisitez de la gastronomía colombiana. El ingrediente más revelador que diferencia a un Ajiaco colombiano de otros en España, Cuba y Perú, es la guasca, una hierba de sabor único.

    Es un postre que se disfruta tradicionalmente en Navidad en Colombia. Por lo general, se sirve junto con buñuelos. Y es una forma de pudín más cremoso, hecho a base de maíz y sabores naturales.Los churros colombianos son ligeramente diferentes a la variedad española. En Colombia, son pequeños y circulares y generalmente se sirven espolvoreados con azúcar en lugar de una guarnición de chocolate.

    Pero todavía tienen ese dulce sabor a rosquilla.Los tamales son hechos de maíz o de arroz, envueltos en hojas de árbol de plátano y cocinados al vapor. En Colombia, los tamales se pueden rellenar con todo. Por ejemplo, los Tamales Tolimenses, están rellenos de carne de cerdo, pollo, arroz, papas, guisantes y una variedad de especias.El plátano verde es un tipo de plátano que es popular en toda América Latina. Platos tipicos de Costa Rica Mar.24, 2023 GHL Hoteles No cabe duda que viajar a Costa Rica es una experiencia inolvidable. Explorar la naturaleza, conocer la cultura, relajarse en las playas paradisíacas junto familia, Descubre los platos típicos de Estepona en la Costa del Sol Feb.24, 2023 GHL Hoteles Estepona es una ciudad costera ubicada en la provincia de Málaga, en la Costa del Sol de España. Con una larga historia y una rica, Lo mejor de gastronomía de Cusco, Perú Mar.18, 2022 GHL Hoteles El turismo gastronómico en Perú es reconocido por poseer la comida más deliciosa del mundo, y Cusco no es la excepción. Por eso, en GHL, : 18 platos colombianos que debes probar

    ¿Qué es la comida regional?

    cocina regional – Diccionario Gastronomía Cocina que se desarrolla en una zona geográfica limitada y concreta y en la que intervienen, decisivamente, elementos culturales diferenciados y un conjunto de ingredientes de producción local o a los que se tiene un fácil acceso.

    1. En España, cada región tiene un elemento característico de su cocina regional, como los guisos en la zona norte, los asados tradicionales del centro y los fritos y arroces que habitualmente se hacen en las costas.
    2. No obstante, en todas las regiones hay platos que se parecen a los de otras zonas, por ejemplo, cada zona tiene su forma de cocinar el cocido, el asado o el arroz.

    : cocina regional – Diccionario Gastronomía

    ¿Cuál es la importancia de los platillos típicos?

    ARTÍCULO DE REVISIÓN Comidas tradicionales y alimentación saludable: el ejemplo de la dieta mediterránea Traditional food and healthy diet: the Mediterranean diet example Claudia Troncoso-Pantoja* 1,2,3 ORCID iD: https://orcid.org/0000-0002-8433-5750 1.

    1. Universidad Católica de la Santísima Concepción, Facultad de Medicina, Departamento de Ciencias Clínicas y Preclínicas.
    2. Concepción, Chile.2.
    3. Universidad Católica de la Santísima Concepción, Núcleo Científico-Tecnológico para el Desarrollo Costero Sustentable.
    4. Concepción, Chile.3.
    5. Universidad Católica de la Santísima Concepción, Centro de Investigación en Educación y Desarrollo.

    Concepción, Chile. * Autor corresponsal RESUMEN La necesidad de tomar acciones que fortalezcan la promoción y prevención en salud ha permitido redescubrir a las comidas tradicionales como una opción para una alimentación saludable. Las comidas típicas permiten la convergencia de aspectos dietéticos y nutricionales, pero también de elementos sociales y culturales que se asocian a un plato culinario, lo que enriquece y da identidad a una persona, familias y comunidades.

    Esta revisión teoriza y reflexiona sobre la relación entre comidas tradicionales y alimentación saludable con base en uno de los patrones alimentarios más reconocido a nivel global, que es la dieta mediterránea. Esta forma de alimentación reúne a los alimentos y a las preparaciones culinarias saludables, incentiva un estilo de vida que previene la aparición de enfermedades crónicas y tiene una connotación sociocultural, que se basa en su denominación como patrimonio gastronómico de la humanidad, que da identidad a los países del Mediterráneo.

    El trabajo presenta las características de este patrón alimentario y su empleo clásico como dieta saludable. Así mismo, profundiza en su rol como parte del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, además de su empleo actual y su representación como alimentación saludable y sustentable, y plantea en la necesidad de reconocer a las comidas tradicionales como una oportunidad para la alimentación saludable.

    Palabras clave : Dieta mediterránea; Alimentación saludable; Comidas; Enfermedades cardiovasculares (Fuente: DeCS BIREME). ABSTRACT The necessity for taking actions that strengthen activities intended for health promotion and disease prevention has allowed the rediscovery of traditional dishes as an option for healthy diet.

    Traditional dishes not only gather dietary and nutritional aspects, but also social and cultural elements associated with a culinary dish, all of which enrich and give identity to people, families and communities. This review theorizes and reflects on the relationship between traditional dishes and healthy diet based on one of the most well-known dietary patterns worldwide: the Mediterranean diet.

    This feeding regime allows the rendezvous between healthy food and culinary preparations, promotes a lifestyle that prevents the onset of chronic diseases, and has a sociocultural connotation based on its designation as culinary heritage of humanity, which gives identity to the Mediterranean nations.

    This article presents the characteristics of such feeding regime and its classic application as a healthy diet. It also goes more deeply into its role as part of the cultural intangible heritage of humanity, as well as its current application and representation as a healthy and sustainable diet, and poses the need for recognizing traditional dishes as an opportunity for healthy diet.

    1. Eywords : Diet, mediterranean; Healthy diet; Meals; Cardiovascular diseases (Source: MeSH NLM).
    2. INTRODUCCIÓN En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que las enfermedades crónicas no trasmisibles (ENT) son las causantes del 71 % de las muertes a nivel global.
    3. Las patologías cardiovasculares lideran la mortalidad con 17,9 millones de defunciones por año, seguidas por distintos tipos de neoplasias (9,0 millones), las enfermedades respiratorias (3,9 millones) y la diabetes mellitus con 1,6 millones de muertes por año (1).

    El Estudio de la Carga Mundial de Enfermedad 2015 concluye, para las ENT, que se presenta un incremento sistemático y mantenido de la malnutrición por exceso, sobre todo la obesidad, junto con el aumento de la glucosa en plasma en ayunas, lo que se traduce en un mayor riesgo de salud para la población (2).

    El control de las ENT debe ser intersectorial, es decir, incluir la cooperación de distintos estamentos como los gobiernos, los sectores público y privado, además de la sociedad civil, que, a través de políticas sanitarias, favorezcan acciones que puedan controlar los factores de riesgo como consumo nocivo de alcohol, tabaco, falta de actividad física y carencia de un patrón alimentario saludable (3).

    La OMS plantea una serie de recomendaciones individuales y públicas para lograr una alimentación saludable y la regulación de las enfermedades crónicas, que incluyen el mantener un equilibrio energético, controlar el peso corporal en un nivel saludable, la modificación de la calidad de las grasas, el aumento en el consumo de frutas, verduras, leguminosas, cereales integrales y semillas oleaginosas, así como la reducción de alimentos que aportan carbohidratos de absorción rápida y sal (4).

    Sin embargo, estas directrices han sido difíciles de ejecutar por diversas razones, entre ellas, la interpretación del concepto “alimentación saludable” que, en ocasiones, no responde a la idea esencial de esta definición (5). Frente a esta situación, es necesario identificar alguna estrategia que permita de realizar y mantener adecuadamente una alimentación saludable.

    Una de las alternativas que permitirían cumplir este objetivo es volver a consumir comidas tradicionales, ya que se puede considerar a la comida casera, en familia y basada en el empleo de alimentos naturales, como una alternativa apropiada para una alimentación saludable (6), lo que permite cumplir un doble rol, ya que a los aspectos dietario-nutricionales propios de una comida tradicional, posibilita el asentamiento social característico de un plato típico preparado, lo que entrega identidad y solvencia cultural a una persona, familia o comunidad (7).

    1. Un ejemplo reconocido en que el patrimonio gastronómico y la salud se han enlazado es el patrón alimentario mediterráneo o dieta mediterránea (DM).
    2. Este modelo de alimentación conserva características propias de la comida tradicional de los países del Mediterráneo de mediados del siglo XX, y se relaciona a una reducción del riesgo proveniente de enfermedades cardiovasculares (8), lo que permite la dualidad tradición-salud, necesaria para obtener una mejor percepción de la calidad de vida, pero también un buen estado de salud.

    Esta necesidad de identificar herramientas que permitan fortalecer acciones para lograr una alimentación saludable a través de una comida tradicional es la base de esta revisión, que presenta como objetivo el profundizar en la dieta mediterránea como una alternativa de alimentación saludable y su rol de patrimonio gastronómico de la humanidad.

    1. ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA La revisión es el resultado de la búsqueda en diversas fuentes de información, que incluyeron bases de datos electrónicas.
    2. Se utilizaron los motores de búsqueda Web of Science, Scopus, Scielo, Biblioteca Virtual de Salud (BVS), Google Académico y portales gubernamentales.
    3. Como estrategia de búsqueda se emplearon los siguientes términos en idioma español e inglés: dieta mediterránea, alimentación saludable, comidas, comidas tradicionales, enfermedades cardiovasculares.

    La búsqueda se realizó en forma aislada o una combinación de estas palabras clave. Se identificaron artículos originales, revisiones, resúmenes de congresos e información obtenida en páginas web que desarrollan el tema central del artículo. Caracterización de la dieta mediterránea Comprender un patrón alimentario que abarca un número importante de países es complejo, ya que lo primero a entender de la DM es que no existe solo una forma de preparación gastronómica.

    En sus orígenes se reconocen el entrelazamiento de las culturas de Europa, Asia y África, influenciadas con la gastronomía medieval judío-cristiana y musulmana, unida a los alimentos incorporados desde América en la Edad Media, o incluso, en épocas más modernas, y que han podido mantenerse en el tiempo, con una combinación de ingredientes, en la que el pan, vino y aceite son los elementos que le dan una mayor identidad, y con formas de preparación y sabores que entregan una analogía a esta zona geográfica (9,10).

    De manera clásica, la DM se dio a conocer desde el “Estudio de los siete países”, dirigido por Ancel Keys y en donde se comparó la alimentación de población de EE. UU. con los hábitos alimentarios de Japón, Holanda, Finlandia, Italia, Grecia y la antigua Yugoslavia (11).

    Como caracterización, la DM presenta un consumo abundante de alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, hortalizas, cereales, leguminosas, frutos secos y el aceite de oliva, complementado con una ingesta moderada de vino, aunque la extensa zona Mediterráneo refuerza el uso de uno u otro ingrediente para cada una de sus preparaciones culinarias (12).

    Esto último se origina, entre otros factores, por la disponibilidad o acceso a alimentos, hecho que fue identificado por García-Closas et al. en estudio realizado entre los años 1961 y 2001 de cambios de este tipo de alimentación en los países del Mediterráneo (13).

    Entre las conclusiones de la investigación se plantea que, para la década de los años 90 (siglo XX), solo Grecia presentaba un suministro de alimentos que caracteriza a la DM, o que países como Italia o España mantenían una elevada disponibilidad de frutas, verduras y aceite de oliva, pero no otros componentes propios del patrón alimentario.

    Dieta mediterránea y salud Una de las relaciones más reconocidas entre una comida tradicional y la entrega de una alimentación saludable es la que se establece en la DM. Sus beneficios son muy conocidos en el área de salud; se admite que la mantención en el tiempo permite reducir el peso corporal, mejorar el perfil lipídico y disminuir los riesgos asociados a enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, además de aminorar los riesgos cardiovasculares, de algunos tipos de cáncer y otros cuadros como el mal de Parkinson o la enfermedad de Alzheimer (14).

    Por otra parte, su asociación a la práctica de actividad física y terapia de tratamiento cognitivo, podría ser la base en el control de cuadros clínicos como la esteatosis hepática no alcohólica (15). Su papel protector en enfermedades cardiovasculares es considerado y evocado de manera clásica en años de estudio (16,17).

    Se identifica en la DM un alto aporte de tocoferoles, polifenoles, flavonoides y fitoesteroles, todas moléculas con efectos antioxidantes y antiinflamatorios que permiten modular reacciones de oxidación celular, y tiene efecto en la salud cardiovascular y en otras patologías crónicas (18).

    En la actualidad, las recomendaciones para su consumo en relación a la cardioprotección se complementan con indicaciones dietéticas, ya que su uso como patrón alimentario debería estar suplementado con aceite de oliva extra virgen, lo que mejoraría los niveles de colesterol y lipoproteínas HDL, así como la capacidad de eflujo celular y de esterificación de colesterol libre, además de mejorar funciones antioxidantes, antiinflamatorias y también de relajación del endotelio (19).

    No obstante, su representación traspasa a sus beneficios saludables, ya que se vincula a diversas culturas alimentarias de diversos países del Mediterráneo (20). Dieta mediterránea: patrimonio gastronómico de la humanidad Este modelo de alimentación no solo debe ser apreciado por los beneficios para la salud.

    En el año 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, lo que la reforzó como un patrón alimentario saludable preservado y promovido en las áreas de la salud pública, agricultura, cultura, política y el desarrollo económico de la zona del Mediterráneo (21,22).

    Su caracterización no solo valora el consumo de alimentos típicos y saludables de la zona, considera, además, un estilo de vida, que incluye conocimientos, prácticas, rituales, tradiciones y simbología enlazada a cultivos y cosechas, pesca, cría de animales, englobando diversos aspectos que incluyen la manera en que se conservan, transforman, preparan, comparten y consumen los alimentos (23).

    La DM tradicional repara en un alto consumo de alimentos de origen vegetal no procesados, como cereales, frutas, verduras, leguminosas, semillas oleaginosas y aceite de oliva virgen extra. Además, la ingesta de pescados, mariscos, vino es moderada, y el consumo de carnes, lácteos, huevos y grasas de origen animal es bajo.

    En su modelo tradicional, la comida es casera, se emplean métodos de cocción disolventes, con tiempos de comida principales realizados en familia, con huertas para el autoconsumo y se realiza una siesta después del almuerzo (24). En su rol de comida tradicional, el estudio etnográfico realizado por Cucionotta et al.

    • 25) a 30 personas adultas mayores de la isla de Vulcano, en Italia, analizó vegetales silvestres utilizados en la DM local.
    • Los participantes mencionan una importancia cultural relacionada con las recetas tradicionales, los recuerdos vinculados a la forma de vida pasada, la complejidad de los gustos y la importante percepción de estos alimentos como saludables.

    La adherencia de este tipo de alimentación se vincula a una forma de vida sana, que comprende también la actividad física y un estado nutricional normal (26,27). La globalización, el progreso y evolución de la industria agroalimentaria, junto con la prescripción de los hábitos alimentarios, ausencia de referentes patrimoniales y la estandarización del gusto han favorecido el abandono de estas prácticas locales (28,29), por lo que este tipo de estilo de vida se presenta más en personas adultas mayores que en otros grupos etarios (30).

    A lo anterior, es necesario precisar que, como patrón alimentario, la actual DM no es la que tradicionalmente consumían los habitantes de esa área geográfica (31), puesto que en el Mediterráneo se presenta un gran número de cocinas, que reciben influencias externas que las mantienen en constante evolución (32,33).

    Actualidad y futuro de la dieta mediterránea En los últimos años, este estilo de alimentación se ha modificado, resultado propio de una cultura dinámica y globalizada. Un ejemplo de esto es el estudio dirigido por Varela en España (34), el que concluye con la reflexión de que la DM ha presentado una occidentalización, especialmente, en los últimos 40 años, la que se caracteriza, en la actualidad, por un mayor consumo de carnes y sus derivados y una reducción en la ingesta de cereales, frutas, verduras, hortalizas y leguminosas.

    Además, el aporte de energía total de la dieta ha disminuido en comparación a lo consumido en los años 70, lo que podría ser analizado en forma positiva, sin embargo, el aporte total de lípidos se ha incrementado en desmedro de los carbohidratos complejos. Se considera, además, que se presenta un aporte mayor de grasas de origen animal.

    La DM es utilizada con distintos fines en todos los ciclos de la vida y en condiciones fisiológicas, pero también patológicas, como medir o mejorar el rendimiento deportivo (35), determinar sus efectos en la calidad de vida de personas mayores de 60 años (36), control de algunas patologías crónicas como el cáncer colorrectal (37) o para el desarrollo de estudios longitudinales como, por ejemplo, el proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra, España) en graduados de educación superior (38) o el clásico Estudio PREDIMED (Prevención Primaria de la Enfermedad Cardiovascular con la Dieta Mediterránea), este último también implementado en población española (39), aunque en los últimos años ha traspaso la zona del Mediterráneo, e investigó sus efectos en otras poblaciones, como el estudio AUSMED Heart Trial, realizado en Australia (40).

    • Todas estas investigaciones tienen en común el ser base en la prevención de las patologías cardiovasculares, tema central de los estudios realizados con este patrón alimentario (41).
    • Su difusión a nivel poblacional se realiza a través de una gráfica, que representa, a través de una pirámide, lo que considera el concepto de composición de las comidas principales, en la moderación en el consumo de algunos alimentos o preparaciones de mayor densidad energética y entrega, además, elementos culturales y de estilos de vida, como técnicas de preparaciones culinarias, la frecuencia de consumo de alimentos tradicionales, la realización de actividad física y el tiempo de descanso (22).

    La DM además de ser un modelo cultural, es también un patrón ecológico y sustentable, debido al mayor consumo de alimentos de origen vegetal (42). Esto último es esencial al considerar el seguir o mantener este patrón alimentario, ya que estudios como el realizado por Batlle-Bayer et al.

    • 43) identifican que una dieta promedio que aporte 2665 kcal/día, emite 1,6 kg de CO2 al año, y que el uso de la DM colabora en la reducción de gases de efecto invernadero de 17 a 11 %.
    • Resultados similares fueron encontrados en el estudio de cohorte EPIC-Oxford (44), en que se concluye que las personas con dietas en las que se incluye el consumo de carne, la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) es el doble que las persona que mantienen una forma de alimentación vegana.

    La relevancia de los efectos beneficiosos de este patrón alimentario direcciona a que próximas investigaciones van a centrarse en otros aspectos y otros grupos etarios, como los adolescentes. Prueba de esto es el trabajo liderado por Ferrer-Cascales et al., que profundiza en la soledad percibida, los niveles de estrés y la menor adherencia a la DM (45) o la asociación que se estable entre la adhesión a la DM, los hábitos saludables, los procesos de aprendizaje y los logros académicos obtenidos, desarrollado por Chacón- Cuberos et al.

    46), también en España. Reflexiones finales: ¿comidas tradicionales y alimentación saludable? La DM cumple con la dualidad necesaria para el logro de una alimentación más saludable. Desde la perspectiva de un análisis nutricional que deriva de la composición química de los alimentos incluidos en este tipo de alimentación, nos aseguramos de entregar nutrientes esenciales y necesarios para mantener un buen estado de salud y, por lo mismo, una adecuada calidad de vida durante todo el curso vital.

    Por otra parte, al ser las preparaciones culinarias que la componen y sus alimentos propios de una sociedad y de una cultura, se otorga un carácter de identidad a personas, familias o comunidades, en este caso, del Mediterráneo. Esta fusión “dietética y sociocultural” que se encuentra en la DM nos permite dar una respuesta positiva a que este patrón alimentario sea una alternativa de alimentación saludable, especialmente, si ampliamos este concepto a no solo su definición más clásica, que incluye el hecho de consumir alimentos y preparaciones gastronómicas que aporten nutrientes esenciales, una baja densidad energética o que excluyan carbohidratos de absorción rápida, entre otras recomendaciones que entregan organismos como la OMS (47).

    Si estas recomendaciones se complementan con comidas preparadas en casa, con recetas tradicionales entregadas por los adultos mayores de la familia o comunidad y con alimentos de origen más natural, estamos complementando lo saludable con lo patrimonial, y revaloramos de esta manera las comidas típicas o tradicionales como una instancia de alimentación saludable.

    El artículo presentado profundiza en la DM y su aporte patrimonial a la salud poblacional, pero esta no es la única realidad como patrón alimentario a nivel global. Por ejemplo, la UNESCO declaró también a la práctica del washoku del Japón (48) o la preparación del kimchi de Corea (49) como parte del patrimonio gastronómico de la humanidad.

    La tradición cultural que complementa a estas preparaciones culinarias y que caracteriza a las comidas orientales, se basa en el uso de alimentos vegetales, especias y pescados, lo que les da una característica saludable y de identidad sociocultural, lo que fortalece el hecho de que las comidas tradicionales pueden ser una oportunidad para alimentarse en forma más saludable.

    Como agentes sanitarios hemos sido testigos de numerosos esfuerzos locales e internacionales por lograr una mejor calidad de vida a través de una alimentación más saludable, aunque no debemos limitarla a que solo sea saludable, sino también sustentable.

    La realidad ecológica y epidemiológica de la población nos conduce a una vida marcada por malnutrición por el exceso, y todas las complicaciones que esto conlleva, y un desgaste en los recursos naturales que limitan la selección de alimentos y favorece el consumo de alimentos procesados. El retomar y revalorar las comidas tradicionales de nuestras localidades, con una mirada salubrista, nos abriría una oportunidad única de fortalecer nuestra cultura a través de la alimentación, y aportar a las acciones que promueven la prevención de las enfermedades crónicas.

    Fuentes de financiamiento: Este artículo ha sido financiado por el Convenio de Desempeño Convenio de Desempeño Educación Superior Regional 2017, MINEDUC-UCSC, código USC 1795. Conflictos de interés: La autora declara no tener ningún conflicto de interés.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Organización Mundial de la Salud. Enfermedades no trasmisibles. Datos y cifras,2018. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/noncommunicable-diseases 2. Forouzanfar MH, Afshin A, Alexander LT, Anderson HR, Bhutta ZA, Biryukov S, et al. Global, regional, and national comparative risk assessment of 79 behavioural, environmental and occupational, and metabolic risks or clusters of risks, 1990–2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015.

    Lancet.2016 Oct 8; 388(10053): 1659- 1724.3. Alleyne GAO. Salud en todas las políticas: el control y la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles. Salud pública Méx.2015 May-Jun; 57(3): 284-87.4. Organización Mundial de la Salud. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.

    1. Dieta.2018.
    2. Disponible en: https://www.who.int/dietphysicalactivity/diet/es/ 5.
    3. Bustamante-García M, Martínez-Feliu M, Servan K, Mayta- Tristán P.
    4. Oferta y composición nutricional de ensaladas en patios de comida de centros comerciales de Lima Metropolitana, 2014.
    5. Rev Perú Med Exp.2015 Oct; 32(4): 739- 45.6.

    Troncoso Pantoja C. Patrimonio gastronómico en personas mayores. Rev Hum Med.2018 May-Ago; 18(2): 171-5.7. Meléndez Torres JM, Cañez De la Fuente GM. La cocina tradicional regional como un elemento de identidad y desarrollo local; el caso de San Pedro El Saucito, Sonora, México.

    1. Estud soc.2010 Ene; 17(1): 182-204.8.
    2. Márquez-Sandoval F, Bulló M, Vizmanos B, Casas-Agustench P, Salas-Salvadó J.
    3. Un patrón de alimentación saludable: la dieta mediterránea tradicional.
    4. Antropo.2008; 16: 11-22.9.
    5. González I.
    6. La dieta mediterránea como objeto patrimonia,2018.
    7. Disponible en: http://www.ethno-terroirs.cnrs.fr/gestion/applis/apetit/fichiers/gonzalesdietemed.pdf 10.

    Iglesia López MT, Pazos Vilas I. Gastronomía y dieta mediterránea. Un marco conceptual. En: Martínez Álvarez JR, Villarino Marín A, editores. Dieta mediterránea. Avances en alimentación, nutrición y dietética. España: Fundación Alimentación Saludable; 2014.p.192 11.

    Urquiaga I, Echeverría G, Dussaillant C, Rigotti A. Origen, componentes y posibles mecanismos de acción de la dieta mediterránea. Rev Méd Chile.2017 Ene; 145(1): 85-95.12. Carbajal A, Ortega RM. La dieta mediterránea como modelo de dieta prudente y saludable. Rev Chil Nutr.2001; 28(2): 224- 36.13. García-Closas R, Berenguer A, González CA.

    Changes in food supply in Mediterranean countries from 1961 to 2001. Public Health Nutr.2006 Feb; 9(1): 53–60.14. Renna M, Rinaldi VA, Gonnella M. The Mediterranean Diet between traditional foods and human health: The culinary example of Puglia (Southern Italy).

    Int J Gastron Food Sci.2015 Jan; 2(2): 63-71.15. Abenavoli L, Di Renzo L, Boccuto L, Alwardat N, Gratteri S, De Lorenzo A. Health benefits of Mediterranean diet in nonalcoholic fatty liver disease. Expert Rev Gastroenterol Hepatol.2018 Sep; 12(9): 873-81.16. Ros E. Dieta mediterránea y enfermedad cardiovascular.

    Hipertensión.2008 Jan; 25(1): 9-15.17. Sánchez-Villegas A, De Irala J, Martínez-González MA. Dieta mediterránea y enfermedad cardiovascular: resultados del estudio piloto del proyecto SUN. Rev Med Univ Navarra.2002 Jan; 46(3): 9-16.18. Salas-Salvadó J, Mena-Sánchez G.

    El gran ensayo de campo nutricional PREDIMED. Nutr Clin Med.2017; 11(1): 1-8.19. Echeverría G, Rigotti A. Impacto de la dieta mediterránea sobre las lipoproteínas de alta densidad. Rev Chil Cardiol.2017; 36(2): 136-46.20. Ērglis A, Mintāle I, Dinne A. Healthy alternatives of the mediterranean diet in Latvia.

    Proc Latvian Acad Sci.2013 Dec 01; 67(4-5): 315-9.21. Serra-Majem L. Bach-Faig A, Raidó-Quintana B. Nutritional and cultural aspects of the Mediterranean diet. Int J Vitam Nutr Res.2012 Jun; 82(3): 157-62.22 Bach-Faig A, Berry EM, Lairon D, Reguant J, Trichopoulou A, Dernini S, et al.

    Mediterranean diet pyramid today. Science and cultural updates. Public Health Nutr.2011 Dec; 14(12A): 2274-84.23. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Mediterranean Diet.,2013 Disponible en: https://ich.unesco.org/en/RL/mediterranean-diet-00884?RL=00884 24.

    Radd-Vagenas S, Kouris-Blazos A, Singh MF, Flood VM. Evolution of Mediterranean diets and cuisine: concepts and definitions. Asia Pac J Clin Nutr 2017; 26(5): 749-63.25. Cucinotta F, Pieroni A. “If you want to get married, you have to collect virdura”: the vanishing custom of gathering and cooking wild food plants on Vulcano, Aeolian Islands, Sicily.

    1. IJMRC.2018; 21(4): 539-67.26.
    2. Iaccarino Idelson P, Scalfi L, Valerio G.
    3. Adherence to the Mediterranean Diet in children and adolescents: A systematic review.
    4. Nutr Metab Cardiovasc Dis.2017;27(4): 283-99.27.
    5. Novak D, Štefan L, Prosoli R, Emeljanovas A, Mieziene B, Milanović I, et al.
    6. Mediterranean Diet and Its correlates among adolescents in non-mediterranean european countries: a population-based study.

    Nutrients.2017 Feb 22; 9(2):pii: E177.28. Castells M. El reconocimiento internacional de la dieta mediterránea como patrimonio inmaterial: oportunidades para el turismo gastronómico balear.,2008. Disponible en: http://www.gestioncultural.org/ficheros/1_1316759290_bgc17-MCastells.pdf 29.

    • Bernabeu-Mestre J, Galiana Sánchez ME, Trescastro-López EM.
    • La gastronomía ante los retos epidemiológico-nutricionales del siglo XXI.
    • Rev Esp Nutr Hum Diet.2017; 21(3): 209 -12.30.
    • González Morales I, Amengual Torres M, Martínez Férnandez CA, Luque Vara T.
    • La dieta mediterránea en distintos grupos de edad.

    EJHR.2016; 2(2): 73-81.31. Martínez Suárez V, Vitoria Miraña I, Dalmau Serra J. «Fast food» frente a dieta mediterránea. Acta Pediatr Esp.2012; 70(11): 410-7.32. Hernández-Ramírez J. When food becomes gastronomy. Processes for activating culinary traditions as cultural heritage.

    Cult-hombre-soc.2018; 28(1): 154-76.33. Medina FX. La construcción del patrimonio cultural inmaterial de carácter alimentario y sus retos en el área mediterránea: el caso de la Dieta Mediterránea. RIVAR.2018; 5(14): 6-23.34. Varela Moreiras G. La dieta mediterránea en la España Actual. Nutr Hosp.2014 Oct;30(Supl.2):21-8.35.

    Rubio-Arias JA, Ramos Campo DJ, Ruiloba Nuñez JM, carrasco Poyatos M, Alcaraz Ramón PE, Jiménez Díaz FJ. Adherence to a mediterranean diet and sport perfomance in a elite female athletes futsal population. Nutr Hosp.2015 May; 31(5): 2276- 82.36. Clement-Carbonell MV, Ferrer-Cascales R, Zaragoza Martí A, Ruiz-Robledillo N, Fernández-Alcándara M, Cabañero-Martínez MJ.

    1. Efectos de los estilos de vida y la dieta mediterránea en la calidad de vida en personas mayores en función del género.
    2. Estudios de Psicología.2018 Jul; 39(2-3): 225-47.37.
    3. Farinetti A, Zurlo V, Manenti A, Coppi F, Mattioli AV.
    4. Mediterranean diet and colorectal cancer: A systematic review.
    5. Nutrition.2017 Nov; 43-44:83-8.38.

    Díaz-Gutiérrez J, Ruiz-Canela M, Gea A, Fernández-Montero A, Martínez-González MA. Relación entre un índice de estilo de vida saludable y el riesgo de enfermedad cardiovascular en la cohorte SUN. Rev Esp Cardiol.2018 Dec; 71(12): 1001-9.39. Instituto de Salud Carlos III.

    ESTUDIO PREDIMED. Prevención primaria de la enfermedad cardiovascular con la dieta mediterránea.,2013. Disponible en http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/PREDIMED-2013.pdf 40. Mayr HL, Tierney AC, Kucianski T, Thomas, CJ, Itsiopoulos C. Australian patients with coronary heart disease achieve high adherence to 6-month Mediterranean diet intervention: preliminary results of the AUSMED Heart Trial.

    Nutrition.2019 May; 61: 21-31.41. Rodriguez González M, Tárraga Marcos L, Madrona Marcos F, Sadek IM, Celada Roldán C, Tárraga López PJ. Efectos de la dieta mediterránea sobre los factores de riesgo cardiovascular. JONNPR.2019;4(1): 25-51.42. Serra-Majem L, Ortíz-Andrellucchi A.

    1. La dieta mediterránea como ejemplo de una alimentación y nutrición sostenibles: enfoque multidisciplinar.
    2. Nutr Hosp.2018; 35: (Nº extra 4): 96- 101.43.
    3. Batlle-Bayer L, Bala A, García-Herrero I, Lemaire E, Song G, Aldaco R, et al.
    4. The Spanish Dietary Guidelines: A potential tool to reduce greenhouse gas emissions of current dietary patterns.

    J Clean Prod.2018 Dec 10; 213: 588-98.44. Scarborough P, Appleby PN, Mizdrak A, Briggs ADM, Travis RC, Bradbury KE, et al. Dietary greenhouse gas emissions of meat-eaters, fish-eaters, vegetarians and vegans in the UK. Climatic Change.2014 Jun; 125(2): 179-92.45.

    Ferrer-Cascales R, Albaladejo-Blázquez N, Ruiz-Robledillo N, Rubio-Aparicio M, Laguna-Pérez A, Zaragoza-Martí. Low adherence to the mediterranean diet in isolated adolescents: the mediation effects of stress. Nutrients.2018 Dec 03;10(12): E1894.46. Chacón-Cuberos R, Zurita-Ortega F, Martínez-Martínez A, Olmedo-Moreno EM, Castro-Sánchez M.

    Adherence to the mediterranean diet Is related to healthy habits, learning processes, and academic achievement in adolescents: a cross- sectional study. Nutrients.2018 Oct 23; 10(11): E1566.47. Organización Mundial de la Salud. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.

    Disponible en: http://www.who.int/dietphysicalactivity/diet/es/ 48. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Washoku: tradiciones culinarias de los japoneses, en particular para festejar el Año Nuevo.2013. Disponible en https://ich.unesco.org/es/RL/washoku-tradiciones-culinarias-de-los-japoneses-en-particular-para-festejar-el-ano-nuevo-00869.49.

    Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La preparación tradicional del ”kimchi” en la República Popular Democrática de Corea.2015. Disponible en https://ich.unesco.org/es/RL/la-preparacion-tradicional-del-kimchi-en-la-republica-popular-democratica-de-corea-01063.

    • Correspondencia : Claudia Troncoso Pantoja Dirección: Universidad Católica de la Santísima Concepción.
    • Facultad de Medicina.
    • Campus San Andrés.
    • Alonso de Ribera 2850.
    • Concepción. Chile.
    • Fonos: 56-041-2345427 – 56-041-2345406 Correo electrónico: [email protected] Recibido : 18 de enero de 2019.
    • Evaluado : 07 de marzo de 2019.

    Aprobado : 19 de marzo de 2019.

    ¿Qué es un ceviche peruano?

    Si tenemos que hablar de un plato representativo de la gastronomía peruana el nombre que nos viene automáticamente a la mente es el ceviche, Un par de ejemplos ilustran perfectamente la importancia de esta comida en el país sudamericano. En el año 2004 el ceviche fue declarado por el Instituto Nacional de Cultura (INC) como Patrimonio Cultural de la Nación, al considerársele uno de los principales platos del Perú,

    1. Por si esto fuera poco, en 2008 se instituyó el 28 de junio de cada año como el “Día del ceviche” en todo el país.
    2. Pero, ¿qué es el ceviche? Se trata de un plato de pescado o mariscos crudos cortados en trozos y que lleva jugo de limón, cebolla picada, ají y sal.
    3. Según las zonas del país se presenta con diversos acompañamientos.

    Una de las cuestiones que se debaten a menudo en Perú es el origen del nombre “ceviche”, Como no se dispone de ninguna evidencia histórica irrefutable, existen diversas teorías sobre su etimología. Una de ellas propugna que proviene de la palabra “cebo”, en el sentido de alimento o manjar con el que se usaba hasta el siglo XVI.

    1. También hay personas que sostienen que proviene de la palabra “escabeche” de origen árabe.
    2. Se apoyan en que en la ciudad de Arequipa se llama “sivinche” a un tipo de ceviche de camarones en el que se usa vinagre en lugar de limón, lo que lo hace muy parecido a un escabeche de sardinas al estilo andalusí.

    Otros suscriben la hipótesis del historiador Javier Pulgar Vidal, fallecido en 2003, que indicaba que ceviche provenía de la palabra quechua “siwichi”, que significa pescado fresco o tierno. Y hay más teorías, aunque afortunadamente no tantas como maneras distintas de preparar este delicioso plato.

    ¿Qué es un ceviche peruano?

    Si tenemos que hablar de un plato representativo de la gastronomía peruana el nombre que nos viene automáticamente a la mente es el ceviche, Un par de ejemplos ilustran perfectamente la importancia de esta comida en el país sudamericano. En el año 2004 el ceviche fue declarado por el Instituto Nacional de Cultura (INC) como Patrimonio Cultural de la Nación, al considerársele uno de los principales platos del Perú,

    Por si esto fuera poco, en 2008 se instituyó el 28 de junio de cada año como el “Día del ceviche” en todo el país. Pero, ¿qué es el ceviche? Se trata de un plato de pescado o mariscos crudos cortados en trozos y que lleva jugo de limón, cebolla picada, ají y sal. Según las zonas del país se presenta con diversos acompañamientos.

    Una de las cuestiones que se debaten a menudo en Perú es el origen del nombre “ceviche”, Como no se dispone de ninguna evidencia histórica irrefutable, existen diversas teorías sobre su etimología. Una de ellas propugna que proviene de la palabra “cebo”, en el sentido de alimento o manjar con el que se usaba hasta el siglo XVI.

    1. También hay personas que sostienen que proviene de la palabra “escabeche” de origen árabe.
    2. Se apoyan en que en la ciudad de Arequipa se llama “sivinche” a un tipo de ceviche de camarones en el que se usa vinagre en lugar de limón, lo que lo hace muy parecido a un escabeche de sardinas al estilo andalusí.

    Otros suscriben la hipótesis del historiador Javier Pulgar Vidal, fallecido en 2003, que indicaba que ceviche provenía de la palabra quechua “siwichi”, que significa pescado fresco o tierno. Y hay más teorías, aunque afortunadamente no tantas como maneras distintas de preparar este delicioso plato.