Que Batallas Aseguraron La Independencia Del Peru

Que Batallas Aseguraron La Independencia Del Peru
La Batalla de Ayacucho selló la independencia del Perú y de América toda.

¿Cuál fue la batalla que consolidó la independencia del Perú?

Hace 189 años, en Junín, los ejércitos independentistas y realistas libraron una dura batalla que dio como resultado la victoria de las huestes patriotas. La historia la ha registrado desde entonces como la ‘Batalla de Junín’ y puede ser considerada como el cierre definitivo de siglos de dominación española.

El 6 agosto de cada año la región Junín conmemora este hecho histórico que fue protagonizado por el ejército de Bolívar conformado por hombres y mujeres de esta región. En el Congreso de la República los legisladores representantes de la región Junín Doris Oseda, Jhony Cárdenas y Federico Pariona, conmemoraron la fecha con la participación del alcalde de la Municipalidad Provincial de Junín, Luis Alberto Solórzano, quien presidirá el programa que se desarrollará desde el 28 de julio hasta el 6 de agosto con motivo de este histórico aniversario.

Solórzano Talaverano, recordó que fue con la sangre de los soldados de los países sanmartinianos y bolivarianos y los pobladores de las comunidades de Villa Junín, Ondores, Carhuamayo, Ulcumayo, Rancas y Pasco que tuvieron un rol preponderante que se conquistó la libertad definitiva en el país.

  1. Los legisladores coincidieron en señalar que en la región Junín la batalla no ha terminado porque ésta se continúa librando por el desarrollo, y el Estado tiene aún que pagar la deuda histórica que tiene la región.
  2. El alcalde Solórzano Talaverano recordó que es en Junín desde el lago Chinchaycocha, donde nace la cuenca del rio Mantaro.

“Somos proveedores de recursos hídricos y generamos energía eléctrica a favor de 14 departamentos; y para el 80% de la industria nacional a través del Mantaro; la retribución por estos aportes aún son precarios”, dijo. Festejos por los 189 años de la “Batalla de Junín” La Municipalidad Provincial de Junín ha programado un nutrido programa con ferias artesanales, concursos para escolares, V Rally de Escarabajos, caravana de motocicletas que darán vuelta al majestuoso Lago Junín, música de la Sinfónica Libertadores de Junín, corsos alusivos a la fecha, quema de vistosos fuegos artificiales, concursos de cantos intercomunidades, concursos de camélidos sudamericanos, estampas folklóricas y gastronomía del lugar.

¿Qué pasó en la batalla de Junin y Ayacucho?

El triunfo en Junín allanó el camino para la victoria posterior de los independentistas en la batalla de Ayacucho, la cual el 9 de diciembre de 1824 consolidó la independencia definitiva del Perú y de la América del Sur.

¿Qué batallas ganó Simón Bolívar en el Alto Perú?

Día de la Independencia del Estado Plurinacional de Bolivia 6 de Agosto: Día de la Independencia del Estado Plurinacional de Bolivia Se conoce como Independencia de Bolivia al proceso revolucionario por el que se crea la República de Bolivia como estado independiente, y cuyos territorios actuales eran conocidos en el pasado con la designación administrativa colonial de Audiencia de Charcas y por rioplatenses y peruanos como Alto Perú.

Por su ubicación intermedia entre el Bajo Perú y las provincias del Río de la Plata, el proceso independentista estuvo íntimamente ligado a la Independencia de la Argentina y a la posterior Independencia del Perú. Para contener el avance independentista de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el virrey del Perú, José Fernando de Abascal incorporó bajo su autoridad la Audiencia de Charcas, como lo había sido hasta 1776, y desplegó sobre ella el Ejército Real del Perú.

Entre 1810 y 1826 el Alto Perú fue escenario de interminables combates y batallas entre los realistas peruanos y altoperuanos y los patriotas argentinos y altoperuanos, a los que se sumarían después de la batalla de Ayacucho los patriotas del Perú y la Gran Colombia al mando de Sucre, y que conseguirían finalmente obtener la independencia en los territorios que permanecerían bajo control realista.

  • El 6 de agosto de 1824 Bolívar derrotó al ejército realista del general José de Canterac con el coronel Manuel Isidoro Suárez en la Batalla de Junín.
  • Esta victoria constituye sobre todo, el paso previo para el triunfo final en la batalla de Ayacucho.
  • Los jefes realistas, Canterac, Carratalá, Váldés y La Serna, reunidos en el Cuzco decidieron reorganizar sus fuerzas y salir al encuentro de los vencedores de Junín.

Sucre, por encargo de Simón Bolívar, decide continuar la campaña militar en el Perú, y el 9 de diciembre de 1824, los independentistas logran una victoria en la llanura de Ayacucho, pampas de Quinua. Con la capitulación del virrey La Serna se reconocía la “Independencia del Perú y América”.

  1. El 29 de enero de 1825, el general José Miguel Lanza proveniente de las zonas rurales cercanas (republiquetas), tomó la ciudad de La Paz y declaró la independencia de las Provincias del Alto Perú, siendo nombrado su primer presidente.
  2. El 6 de febrero el mariscal Sucre a la cabeza del Ejército Libertador cruzó el río Desaguadero.

Efectivamente, en la tercera semana de enero el ejército vencedor en Ayacucho continuó del Cuzco hacia Puno, llevando siempre como vanguardia a la División Peruana, confiada en esta oportunidad al Coronel O’Connor, menos el batallón núm.3 del Perú, que se quedó de guarnición en el Cuzco.

¿Cuántas batallas perdió San Martín?

162 El Cruce de los Andes es considerado una de las grandes epopeyas de la historia de Sudamérica y del mundo. Tanto es así que ha sido estudiado por las más importantes escuelas de guerra, americanas como europeas. Pero era sólo uno de los eslabones del ambicioso Plan Continental de San Martín, que consistía en: · Cruzar por tierra hacia Chile desde territorio argentino.

  1. · Liberar al país vecino.
  2. · Lograda la Independencia de Chile, avanzar en una operación anfibia hacia el Perú para tomar Lima y destruir el foco más fuerte de poder realista que jaqueaba nuestros esfuerzos independentistas.
  3. · Finalmente, una parte que no pudo lograrse fue que fuerzas militares argentinas confluyeran desde el Alto Perú sobre Lima, en maniobra de pinzas, uniéndose a las fuerzas del Libertador.

Nuestra situación política interna, en plena anarquía del año 1820, lo impidió. Desde que San Martín esbozó su plan en 1814 hasta la consumación de la Independencia del Perú pasaron siete años. En territorio chileno obtuvo primero una importante victoria en Chacabuco, el 12 de febrero de 1817, de la que el año próximo conmemoraremos su Bicentenario.

  1. Al año siguiente sufrió una derrota sorpresiva en Cancha Rayada, el 19 de marzo de 1818.
  2. Y a escasos días de ese momento amargo para el Ejército Libertador Unido Argentino-Chileno, San Martín daría muestras de su genio militar, superando con decisión las adversidades.
  3. Ello ocurriría en Maipú, el 5 de abril de 1818.
You might be interested:  Como Constituir Una Empresa Srl En Peru

En Maipú estaban en juego situaciones tanto definitivas como definitorias. Definitivas, porque una derrota en Chile hubiese dejado a las Provincias Unidas del Río de la Plata como foco revolucionario aislado y a los realistas dominando aún el océano Pacífico. 162 Definitorias, porque la victoria allanaría el camino a concluir, con mayor rapidez, la emancipación sudamericana, que se alcanzaría en forma definitiva en la batalla de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824. En Maipú se enfrentaron el Ejército Unido Argentino-Chileno contra las fuerzas realistas que respondían al monarca español Fernando VII; comandadas por los generales José de San Martín y Mariano Osorio respectivamente.

El Ejército Unido contaba con unos 6000 hombres y 21 cañones, en tanto que los realistas con 5000 hombres y doce cañones, tomadas estas cifras como síntesis de distintas fuentes. El desarrollo de la batalla fue el siguiente: cerca del mediodía, nuestras fuerzas rompieron fuego con la artillería de Manuel Blanco Encalada, pero pronto San Martín advirtió que los realistas habían tomado una posición defensiva y decidió iniciar el ataque.

Envió las fuerzas atacando el centro y la derecha de los españoles, al tiempo que Juan Gregorio de Las Heras comandó el ataque por las fuerzas colocadas en otro cerro. La fuerza conjunta argentino-chilena tomó un cerro, amenazando la izquierda realista. 162 En el flanco izquierdo, Las Heras y sus hombres en conjunto con un grupo del Regimiento de Granaderos a Caballo tomaron la posición española en el cerro a su izquierda. Los defensores realistas debieron replegarse al centro del otro cerro donde todavía se desarrollaban combates encarnizados.

Todas las fuerzas de Las Heras y otras se concentraron en atacar la izquierda realista. En tanto, con un movimiento oblicuo, los patriotas cargaron sobre la derecha y el centro enemigo. Osorio, el comandante español, creyéndolo todo perdido se retiró con su caballería buscando salvar su vida. José Ordóñez, otro jefe realista, nunca se resignó a perder la batalla y organizó maniobras con las que sólo consiguió desorganizarse más, a raíz de lo estrecho del terreno.

En estas circunstancias, la mayor parte del ejército patriota subió al llano donde sólo quedaban los 4 batallones españoles, Burgos, Arequipa, Concepción e infante Don Carlos (Real de Lima), rodeados por todas partes. A pesar de esa situación adversa, se resistieron a rendirse o a huir.

  • De uno de estos batallones partió el grito: “Aquí está el Burgos.
  • Dieciocho batallas ganadas, ninguna perdida”, mientras sus integrantes hacían ondear su estandarte victorioso en diversos combates, entre ellos en la batalla de Bailén (librada en España el 19 de julio de 1808, en la que el propio San Martín había participado).

En ese contexto tan trágico como difícil, los otros batallones realistas, decidieron resistir de la misma manera. Los batallones formaron el cuadro para resistir a la caballería. Los cazadores a caballo fueron rechazados, pero al formar el cuadro se convirtieron en un blanco más fácil para los fusiles de los infantes patriotas. 162 Los cuadros realistas, unos dos mil efectivos, comenzaron a moverse, retirándose hacia el caserío de Lo Espejo dirigidos por el general Ordóñez. Durante el movimiento fueron atacados continuamente, dejando un gran número de caídos a lo largo de su trayecto, pero no rompieron las filas y mantuvieron el orden.

Con la artillería ya a corta distancia y la metralla rompiendo las filas, las diezmadas fuerzas realistas se fueron retirando del campo de batalla, hostigadas por todas partes. San Martín comentaría tiempo después: ” Con dificultad se ha visto un ataque más bravo, más rápido y más sostenido, y jamás se vio una resistencia más vigorosa, más firme y más tenaz “, haciendo justicia a la bravura y honor tanto de propios como de enemigos.

Los granaderos de Primo de Rivera también se retiraron hacia el caserío de Lo Espejo. Soportaron ocho cargas enemigas y sufrieron un tercio de las bajas, pero guardaron la formación y llegaron al caserío. Estando los realistas agrupados allí, se produjo la llegada de Bernardo O’Higgins al campo de batalla, con mil hombres.

El batallón de cazadores de Coquimbo se lanzó contra el caserío, creyendo que los fatigados realistas cederían. Las descargas de fusilería y de dos cañones produjeron 250 bajas entre los españoles, lo que causó su retirada. San Martín ordenó concentrar la artillería. Se juntaron diecisiete piezas y arrasaron Lo Espejo.

Los restos que aún quedaban de los batallones españoles soportaron el fuego. Apoyados por las piezas de artillería capturadas, los patriotas se lanzaron al asalto definitivo. Los escasos defensores que quedaban en el caserío fueron prontamente batidos.

  • Ordóñez y Primo de Rivera se rindieron.
  • La batalla había terminado en una victoria completa para las fuerzas patriotas.
  • Las bajas patriotas ascendieron a unos 1000 hombres y las realistas, al doble, con 3000 prisioneros y una cantidad significativa de armamento capturado.
  • Como quedó dicho, el general chileno Bernardo O’Higgins, estando convaleciente a causa de una gran herida sufrida en Cancha Rayada, se había presentado al campo de batalla poco antes de terminado el último ataque contra los realistas.

San Martín y O’Higgins se abrazaron victoriosos, escena recreada en el óleo del pintor trasandino Pedro Subercaseaux que forma parte del patrimonio del Museo Histórico Nacional de Buenos Aires: El abrazo de Maipú, O’Higgins dijo a San Martín: “¡Gloria al salvador de Chile!” y éste respondió: “General: Chile no olvidará jamás el nombre del ilustre inválido que el día de hoy se presentó al campo de batalla en ese estado. 162 San Martín, desde su caballo, dictó el primer parte de la batalla al cirujano Diego Paroissien, que lo escribió con las manos ensangrentadas a causa de los heridos que ha debido amputar: “Acabamos de ganar completamente la acción. Un pequeño resto huye: nuestra caballería lo persigue hasta concluirlo.

La Patria es libre.” Cuando llegó a las Provincias Unidas del Río de la Plata la noticia del gran triunfo de San Martín en Maipú, se organizaron bailes y festejos. Los vecinos iban de casa en casa, donde se felicitaban y abrazaban, llenos de júbilo. La batalla de Maipú es considerada como un ejemplo de táctica y estrategia, siendo, sin duda, la más importante librada por San Martín.

Fueron aprovechados, en forma debida, los movimientos previos y posteriores a la batalla, se usaron con precisión las armas y la reserva atacó en el momento justo al enemigo por su flanco más débil. La victoria aumentó la moral de las tropas patriotas, ocurriendo el efecto contrario en las realistas.

  • Sería, además, un hito para triunfos posteriores.
  • Por sus consecuencias políticas, fue comparada con los triunfos de los patriotas sudamericanos en Boyacá (7 de agosto de1819) y en Ayacucho (9 de diciembre de 1824).
  • Si bien es cierto que San Martín fue un militar profesional y que ello permite explicar sus innegables dotes para el arte de la guerra, era también un avezado político y sería un sobresaliente estadista.
You might be interested:  Como Crear Una Empresa De Consultoria En Peru

La guerra era un medio para alcanzar los ideales en los que él se había formado. Sólo se lograría una paz digna de ser vivida quebrando las cadenas despóticas que sojuzgaban a los pueblos. Su mayor anhelo era la libertad universal. La calidad de vida de pueblos libres, prósperos y constructores de progreso, requería el saber oficios, trabajar la tierra, promover mejorías sanitarias y regirse por el amor al conocimiento.

Ya desde la Gobernación-Intendencia de Cuyo, San Martín había dado señales de cuán importante era para él la instrucción popular, ocupándose de inaugurar bibliotecas en cada uno de los destinos en los que la Guerra de la Independencia había requerido de su presencia, principios y acción. Dos de sus frases resumen, con claridad, la orientación de su lucha y la profundidad de sus convicciones libertarias: “Deseo que todos se ilustren en los sagrados libros que forman la esencia de los hombres libres” y “La biblioteca es destinada a la ilustración universal y más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la independencia”.

Ciento quince años después de que tuviera lugar la histórica y decisiva batalla de Maipú, el 5 de abril de 1933, el doctor José Pacífico Otero y un grupo de personalidades interesadas por rescatar los momentos más gloriosos de nuestra Guerra de la Independencia, decidieron fundar el Instituto Sanmartiniano, que once años después sería nacionalizado y adoptaría el nombre que tiene en la actualidad: Instituto Nacional Sanmartiniano,

Nuestro Instituto se dedica a estudiar y difundir la vida y obra del Padre de la Patria y Libertador de tres naciones; haciéndose eco del espíritu que animaba a San Martín por asegurar los beneficios del saber, promoviendo la lectura, las ciencias, las artes. Una cultura que sirviera como basamento sólido de los pueblos libres para combatir y derrotar definitivamente a la ignorancia, a la que él consideraba “columna central del despotismo”.

Con austeridad, responsabilidad y entusiasmo, tratando de poner lo mejor de cada uno de sus integrantes a disposición de la comunidad, el Instituto ejerce diariamente su misión bajo la consigna de que el general San Martín siempre sea recordado y que su ejemplo del héroe máximo de los argentinos sea el mejor incentivo para las generaciones presentes y futuras.

¿Cuál fue la batalla más difícil de San Martín?

El 5 de abril de 1818 tuvo lugar el enfrentamiento armado que resultó decisivo, dentro del contexto de la campaña libertadora encabezada por el General San Martín, en la región chilena conocida como los Cerrillos del Maipo. El prócer argentino declaró una vez: “Con dificultad se ha visto un ataque más bravo, más rápido y más sostenido, y jamás se vio una resistencia más vigorosa, más firme y más tenaz”.

Publicado el martes 05 de abril de 2022 “Acabamos de ganar completamente la acción. Un pequeño resto huye: nuestra caballería lo persigue hasta concluirlo. La Patria es libre” fueron las palabras que dictó José de San Martín el 5 de abril de 1818, como parte del informe que envió sobre la batalla. Lograr la independencia de Chile era uno de los eslabones del Plan Continental, ideado por el prócer argentino.

Desde sus primeras ideas en 1814 hasta lograr la Independencia del Perú pasaron siete años. El Plan consistía en cruzar la cordillera de los Andes y liberar Chile. Desde allí, por medio de una operación anfibia, avanzar por mar hacia Lima. Luego, junto a Bernado O’Higgins (desde Cuyo a Chile) se anhelaba emancipar para siempre al territorio sudamericano del dominio realista. La batalla de Maipú, de Mauricio Rugendas. Óleo sobre tela: Biblioteca Nacional Digital de Chile.

¿Qué batallas se dieron en Lima?

Batalla de San Juan y Chorrillos

Batallas de San Juan y Chorrillos
Consecuencias Armisticio de San Juan.
Beligerantes
República Peruana República de Chile
Comandantes

¿Quién es el héroe de la Batalla de Ayacucho?

¿Qué es la capitulación de Ayacucho? – Es el documento en el que José de Canterac, al mando del ejército realista del Perú, acepta el retiro de las tropas españolas de Perú, tras ser derrotado por el Ejército Unido Libertador del Perú, dirigido por Antonio José de Sucre. Si bien el virrey era José de la Serna, este ya había sido capturado por el ejército de Sucre.

  1. La capitulación consta de 18 acuerdos entre los realistas y los libertadores que son resumidos a continuación.
  2. Capitulación de Ayacucho: 1.
  3. Entrega de todo el territorio.
  4. El documento señala que se entrega “hasta Desaguadero” -Puno-, pero también lo que quedaba del ejército español: guarniciones, caballos, y todo lo que pertenezca al gobierno español.2.

Los soldados españoles podían regresar a su país y el gobierno de Perú debía subvencionar la mitad de sus sueldos mientras permanecieran aquí, y luego costear sus pasajes. Se prohibía que vuelvan a tomar las armas contra América o viajar a un territorio aún ocupado por España.3.

  • Los soldados españoles podían permanecer en el Perú y ser admitidos en el ejército peruano si así lo deseaban.4.
  • Las personas no podrían ser incomodadas si previamente habían trabajado u opinado a favor del rey, siempre que sus conductas no vayan contra las leyes peruanas.5.
  • Cualquier habitante del Perú, sea español o americano, eclesiástico, comerciante, propietario o empleado, podía migrar con su familia a otro país, si así lo deseaba, u optar por residir aquí, siendo el gobierno responsable de garantizar ese derecho.6,

Siempre que sus conductas no atenten contra la causa, se respetaría la propiedad privada de españoles que se hallaran fuera del Perú, pudiendo disponer de esta hasta después de tres años, además que se garantizaba lo mismo para los americanos que tuvieran intereses en España.7, 8, En este punto los españoles pedían que Perú reconozca las deudas contraídas por el gobierno español en el Perú, No obstante, los libertadores observaron que el Congreso del Perú resolvería lo que convenga a los intereses de la república.9, Los españoles pedían que los empleados continúen en sus puestos o migrar si así lo deseaban, según los puntos 2 y 5.

Los libertadores respondieron que la permanencia de un empleado sería decidida por el gobierno, según su comportamiento.10, El gobierno debía garantizar que todo soldado del ejército español o empleado que deseara dejar su trabajo y permanecer en el país sea respetado.11. Los españoles aceptan entregar la plaza del Callao -el Real Felipe y zonas aledañas- y su guarnición al ejército unificado libertador.

La respuesta peruana es que Callao “con todos sus seres y existencias” sea puesto a disposición del libertador Simón Bolívar.12. El ejército español enviaría a sus jefes, acompañados por el ejército libertador, a las provincias unidas para entregar todos los archivos, almacenes, existencias y tropas.

Las provincias deberían ser entregadas en quince días, y los pueblos más lejanos en un mes.13. Canterac solicita que los barcos de España puedan acceder a víveres en puertos peruanos hasta seis meses más, para poder salir del Pacífico. Sucre responde que no pueden generar hostilidad, deben abandonar los mares de América y no tocar puertos aún ocupados por españoles.14.

Para poder salir del Pacífico, los españoles solicitan pasaportes para todos sus barcos de guerra y mercantes. La respuesta de Sucre es similar a la del punto 13.15. Amnistía: los jefes y oficiales prisioneros de uno y otro bando en la Batalla de Ayacucho y acciones anteriores serían liberados.

Los heridos serían auxiliados por cuenta del erario del Perú hasta restablecerse.16. Los generales, jefes y oficiales podrían conservar sus uniformes y espadas, además de los asistentes y criados correspondientes a su clase, siempre que se sujeten a las leyes peruanas.17. Perú debería facilitar pasaportes a los soldados del ejército español que deseen migrar, así como a sus familias.18.

Toda duda de los anteriores 17 artículos se interpretarían a favor del ejército español, apelando a la buena fe de los que firman el pacto. Y así fue como se hizo flamear las banderas americanas en la Pampa de Ayacucho. Fue tal su importancia para nuestra historia que Bolívar cambió el nombre de la ciudad de San Juan de la Frontera de Huamanga por el de Ayacucho, en recuerdo de la pampa histórica.

You might be interested:  China Post Registered Air Mail Peru Donde Queda

¿Qué batalla ganó Simón Bolívar?

Batalla de Ayacucho
Fecha 9 de diciembre de 1824 (hace 198 años)
Lugar Ayacucho, Perú
Coordenadas 13°02′33″S 74°07′54″O
Resultado Decisiva victoria del Ejército Unido Libertador.

¿Qué significa la batalla de Ayacucho para el Perú?

El 9 de diciembre de 1824, tuvo lugar la batalla de Ayacucho, en la cual el Ejército Unido Libertador del Perú, al mando de Antonio José de Sucre, consiguió una victoria que selló la gesta emancipadora de Perú y el continente americano y determinó el fin del Imperio español en América.

El Ejército Unido Libertador del Perú: comandado por Antonio José de Sucre, lugarteniente del presidente de la Gran Colombia, Simón Bolívar. Estaba integrado por unos 6.000 hombres, la mayoría de ellos colombianos, aunque también había peruanos, chilenos y un escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo de Buenos Aires. El Ejército Real del Perú: liderado por el virrey José de la Serna. Estaba integrado por unos 8.000 hombres, de los cuales unos 1.000 eran peninsulares y el resto, americanos.

La victoria patriota en Ayacucho significó la desaparición del último gran ejército realista que seguía en pie y la disolución del Virreinato del Perú. De esta manera, se aseguró la Independencia del Perú, proclamada por José de San Martín en 1821. #9Dic de 1824 Batalla de Ayacucho, las tropas comandadas por el general Antonio José de Sucre sellando la Independencia del Perú y de toda la Patria Grande, gesta que bautizó a Sucre para la eternidad como Gran Mariscal de Ayacucho.

#NavidadEsAlegría pic.twitter.com/yTIJP3LTnG — @CZGNB_D512_2DA (@CZGNB_D512_2DA) December 9, 2022 Desarrollo de la batalla Luego de ser derrotado por los patriotas en la Batalla de Junín, el 6 de agosto de 1824, los realistas retrocedieron hasta las proximidades de Cusco, donde el virrey De la Serna recibió refuerzos provenientes del Alto Perú.

Bolívar, por su parte se dirigió hacia Lima y dejó al mariscal Sucre al mando de su ejército. De la Serna decidió esperar a Sucre en las alturas del cerro Condorcunca. Pero la falta de víveres, las constantes deserciones y las noticias de la llegada de refuerzos colombianos a Lima, decidieron al virrey a descender del cerro y atacar al ejército patriota situado en el llano.

#09Dic La Batalla de Ayacucho selló la libertad de América del Sur, esta victoria provocó la desaparición del contingente militar realista, consolidando así la independencia del Perú. Hoy más que nunca decimos que nuestra América es libre, soberana y demócrata. #NavidadEsAlegría pic.twitter.com/tN73cRO8XE — DestacamentoCasiguaGNB (@D116CASIGUAGNB) December 9, 2022 El inicio de la lucha favoreció a los realistas, que al bajar de la cuesta arrollaron a las fuerzas patriotas.

Éstas lograron reorganizarse gracias al general colombiano José María Córdova, quien se puso al frente de sus soldados y los hizo avanzar. Se produjo entonces una encarnizada lucha cuerpo a cuerpo tras la cual los realistas retrocedieron y dejaron su artillería en manos de los patriotas.

  1. Al ver que sus fuerzas se dispersaban, el virrey se lanzó a la lucha para dar coraje a sus hombres.
  2. Pero tras resultar herido, fue tomado prisionero junto a varios de sus oficiales.
  3. Lo sustituyó el general Canterac, que intentó reorganizar sus fuerzas y continuar la lucha.
  4. Pero muchos soldados, que habían sido reclutados a la fuerza para pelear por una causa en la que no creían, comenzaron a huir, matando a los oficiales que intentaban detener la desbandada.

Los realistas se reagruparon en torno a Canterac, quien comprendió que la batalla estaba perdida y decidió rendirse. #9Dic hace 198 años, se liberaba la Batalla de Ayacucho. El Ejército Libertador, al mando del Mariscal Antonio José de Sucre, vence a las fuerzas realistas en el combate que consolidará la independencia de los países sudamericanos.

José de la Serna (1770–1832): conde de los Andes y virrey del Perú. Fue herido y tomado prisionero en la batalla de Ayacucho. Agustín Gamarra (1785–1841): político y militar peruano que se desempeñó como Jefe de Estado Mayor de Sucre en Ayacucho. José de Canterac (1787–1835): militar español que firmó la capitulación del Ejército Real del Perú ante el Mariscal Sucre. Antonio José de Sucre (1795–1830): político y militar venezolano, conocido como el Gran Mariscal de Ayacucho. Fue quien planificó la estrategia que dio la victoria a las tropas patriotas. Guillermo Miller (1795–1861): general inglés que participó en las batallas de Junín y Ayacucho, al mando de unos 300 voluntarios alemanes y británicos. José María Córdova (1799-1829): militar colombiano, conocido como El héroe de Ayacucho, por su actuación en esa batalla en la que desmontó de su caballo y arengó a sus soldados para que enfrentaran a los realistas.

¿Quién es el héroe de la batalla de Junin?

Manuel Llempén: La Batalla de Junín se ganó por acción de José Andrés Rázuri.