Que Es La Literatura

Que Es La Literatura

¿Qué es la literatura en resumen?

Lenguaje y Comunicación/ Literatura Que Es La Literatura Que Es La Literatura Que Es La Literatura

  • La literatura es una de las bellas artes y una de las más antiguas formas de expresión artística, que emplea como medio de expresión el lenguaje oral y escrito, utiliza las palabras como herramienta para su construcción, persigue la belleza y la reflexión, no solo mediante el empleo de figuras retóricas, sino también del ritmo y el sentido que se le dé a la palabra.
  • Es una forma de expresar sentimientos, descripciones, historias, imágenes, espacios, hechos reales o ficticios, entre otros; valiéndose del uso artístico del lenguaje, de la imaginación y creatividad, con un propósito y sentido estético.
  • Algunas de las características que la diferencian del lenguaje cotidiano son: el uso del lenguaje con fines estéticos, las herramientas retóricas como el ritmo, la imaginación, la fantasía entre otras, y se clasifica en géneros literarios como la narrativa, la dramaturgia, la poesía y el ensayo, entre otros.
  • La literatura es arte que se relaciona con otras artes, con una finalidad estética.

¿Que en la literatura?

La literatura es una manifestación artística en la que se emplea el uso de la palabra y el lenguaje en toda su amplitud y se puede presentar, tanto de forma escrita como oral. Es un arte que entretiene, instruye y divierte, convirtiendo ideas, historias o ideas en una manera bella de comunicar.

¿Qué es la literatura definición completa?

La literatura se refiere al cúmulo de saberes que tiene una persona para escribir y leer de forma correcta. La combinación entre la gramática, la retórica y la poesía es lo que la hace un género diferente a la manera ordinaria de hablar y escribir, El término hace referencia a una expresión artística a un nivel verbal, Que Es La Literatura

¿Qué es literatura 3 definiciones?

* literatura es el arte de imaginacin y apariencias sugeridas por la palabra creadora. bellleza y la vida misma. literatura, que es el conjunto de saberes para leer y escribir bien. expresar sus ideas de manera depurada y segn un cierto criterio de estilo.

¿Que nos enseña la literatura?

Literatura Universal – I.E.S. Arquitecto Pedro Gumiel ¿POR QUÉ ELEGIR LITERATURA UNIVERSAL?

La literatura nos ayuda a entender el mundo que nos rodea, con ella podemos comprender mejor lo que no nos es fácilmente entendible: el dolor, el odio, el amor, la muerte, la guerra, el sacrificio, la naturaleza humana, la verdad. Desarrolla nuestro dominio del idioma, nos enseña lo poderoso que puede ser el lenguaje. Con la literatura también se desarrolla la empatía. Al leer sobre conocimientos, creencias y experiencias diferentes a los propios abrimos nuestra mente. Nos ayuda a comprender la historia, los autores literarios fueron parte viva de ella. La literatura te permite viajar, vivir otras vidas, aventurarte más allá del espacio y del tiempo. Es el mejor bálsamo contra la ignorancia, forma el espíritu crítico y te permite enjuiciar de forma más eficaz la realidad.

Pero, sobre todo, debes decidirte por Literatura Universal si te gusta leer, aprender sobre otras culturas, conocer lo que pensaron otras personas, en definitiva, APRENDER LITERATURA DE UNA FORMA DIFERENTE. ¿QUÉ ESTUDIAREMOS EN LITERATURA UNIVERSAL? La Literatura Universal es una asignatura diferente a lo que has cursado hasta ahora en secundaria.

¿CÓMO ES LA METODOLOGÍA DE LA ASIGNATURA? Las clases de Literatura Universal combinan las exposiciones teóricas con otro tipo de contenidos mucho más prácticos: leeremos fragmentos de obras, veremos vídeos, relacionaremos el cine y la literatura, resolveremos cuestionarios, dramatizaremos obras, haremos exposiciones en claseLo que más te interesa saber es que además de los exámenes de contenidos, trabajamos por PROYECTOS. En el curso anterior hemos realizado los siguientes:

1ª evaluación : Taller de Títeres. Adaptamos los textos de Roald Dahl al teatro de títeres. Construimos nuestro guiñol, ensayamos y fuimos a los colegios de la zona a enseñar nuestro trabajo. 2ª evaluación : Colaboración con la compañía Ultramarinos de Lucas. La compañía teatral que ganó el Premio Nacional de Artes Escénicas visitó el aula en varias ocasiones y junto a ellos convertimos una novela en obra de teatro. Aconsejamos a los actores sobre la construcción de personajes, diálogos, vestuario Visitamos el Corral de Comedias y asistimos allí al estreno de nuestra obra, acompañados de otros compañeros del Centro a los que mostramos nuestros resultados. Incluso conocimos a la autora de la novela Nada que vino desde Dinamarca para firmar nuestros libros y compartir una tertulia literaria con nosotros. 3ª evaluación : hicimos un paseo literario para el Día del Libro. Organizamos ocho rincones con diferentes etapas y obras de la literatura y dramatizamos en ellos escenas de obras fundamentales. Invitamos a los alumnos más pequeños a recorrer nuestros rincones y allí les presentamos a Atenea y Afrodita, a Sherezade y el rey de Persia, a Romeo y Julieta, etc.

¡TE ESPERAMOS! : Literatura Universal – I.E.S. Arquitecto Pedro Gumiel

¿Cuál es el objetivo principal de la literatura?

Los textos literarios tienen la finalidad de hacer reflexionar a los lectores, de cautivarlos a través de las palabras y también pueden transmitir un mensaje de enseñanza, todo esto expresado y escrito con un lenguaje que logre embellecer la estética del texto.

¿Qué tipo de literatura hay?

Existen tres tipos de estilos literarios principales: la narrativa, la lírica y la dramática.

¿Por qué la literatura es un arte?

¿Por qué la literatura es arte? – Podemos considerar a la literatura como una forma de expresión artística, ya que al igual que la música o el teatro, poseen el mismo fin que es plasmar lo bello, pero haciendo uso de las palabras como instrumento. La literatura, está concebida para:

Idear pensamientos, así como expresar sentimientos. Con ella se puede pronunciar todo lo que se siente, se piensa o se vive. Se convierte en un reflejo de la realidad de cada persona, cómo ve el mundo y cómo dice aquellos pensamientos y reflexiones que en ocasiones no le son posibles decirlos en voz alta.

De igual forma, las obras de literaturas pueden inducir a:

Reflexiones de tipo pictórica acerca de la naturaleza del arte. Proceso de creación, complementación y enriquecimiento del arte. Al carácter de la aceptación e interpretación artística y el papel de la memoria y el arte. Para recuperar o inventar el pasado. Se pueden plasmar frases brillantes, ideas o sentimientos, así como diversas formas de pensamiento.

¿Qué es la literatura 2 conceptos?

Literatura es la acumulación de saberes para escribir y leer de modo correcto, El concepto, que proviene del término latino litterae, posee una relación estrecha con el arte de la gramática, la retórica y la poética, Para el diccionario de la Real Academia Española (RAE), la literatura es una actividad de raíz artística que aprovecha como vía de expresión al lenguaje, Que Es La Literatura El lenguaje es la base de la literatura. Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:

Los géneros literarios principales incluyen el lírico (poesía), narrativo (novela, cuento), drama (obras teatrales) y didáctica (ensayo, biografía). El origen de la literatura no coincide con el de la escritura; las primeras narraciones solían transmitirse oralmente. La literatura en español se remonta al siglo X con las Glosas Emilianenses y al XI con las Jarchas. El Boom latinoamericano en los años 60 y 70 impulsó la literatura de América Latina, destacando el realismo mágico en autores como Gabriel García Márquez. Existen numerosos clásicos literarios a lo largo de la historia en distintos géneros y estilos, y el Premio Nobel es uno de los galardones más prestigiosos en este campo.

¿Cuál es la importancia de la literatura?

Fernando Alonso Hace ya años, leí un libro que me llevó a un mundo de hombres pequeños que eran grandes, de pajaritas que querían amar, de barcos que buscaban la libertad, de espantapájaros que deseaban bailar, de guardianes que no tenían que guardar.

Este libro era tu «Hombrecito vestido de gris», desde entonces has seguido ofreciendo tu palabra, y tu palabra anda caminos que buscan la alegría, la solidaridad y la libertad. Por eso, Fernando, gracas. Este título me remite a recuerdos infantiles: cuando el primer día de clase, todos los profesores trataban de convencernos de que su asignatura era la más importante.

Pero, de manera muy especial, estos recuerdos infantiles me llevan hasta el año 1957 cuando el catedrático de Literatura del Instituto de Burgos, el poeta Juan Ruiz Peña, logró convencerme de la importancia de su asignatura. Y, desde entonces, la literatura ha sido una de las razones más importantes de mi vida.

  1. Desde entonces he tenido muy claro que la lectura en general y la lectura de obras literarias en particular, es uno de los instrumentos más eficaces para la formación de la personalidad y el conocimiento profundo del mundo que nos rodea y de nosotros mismos.
  2. A través de la lectura se consigue el desarrollo de la capacidad de análisis y del sentido crítico.

No se puede hacer una lectura bebiendo el libro como quien bebe las imágenes de la televisión; el lector tiene que analizar y tomar partido por lo que está leyendo. Fernando Pessoa afirmaba que él no era capaz de leer fríamente un libro, porque al poco tiempo de estar desentrañando lo que relataba se veía a sí mismo como autor: «Después de unos minutos, quien escribía era yo, y lo que estaba escrito no estaba en ninguna parte».

  • Creo que de alguna manera el autor se difumina para que el lector cobre protagonismo.
  • El autor, en el momento de la creación, da vida a unos personajes; pero si no existe el concurso del lector su obra está muerta.
  • Un libro cobra vida cuando un lector lo coge, lo hace suyo, lo cambia, lo tira: es, en fin, un acto de pasión.

Ahí reside, precisamente, la magia de la lectura. En la lectura no hay entrega, sino participación. Por otra parte y consecuente con eso, el lector adquiere libertad de criterio. El libro no es impositivo como pueden ser otras comunicaciones visuales: el cine y la televisión, esta última en mayor medida, en las que el espectador no puede transformar lo que está viendo.

  • El sentido de responsabilidad del lector puede llevarle a afirmar rotundamente: «Esto no me interesa, por más que exista la autoridad de la letra impresa».
  • Terrible ha sido en nuestro país, durante muchísimos años, la autoridad en general y la autoridad de la letra impresa en particular, y todavía seguimos con la autoridad de la imagen.
You might be interested:  Amlodipina Para Que Sirve

Ese sentido de responsabilidad se va consolidando con la lectura; de ahí que constituya un hecho de suma importancia. -Si la palabra «cruzada» no estuviese tan desvirtuada-, me inclinaría a abogar por una cruzada del libro y la lectura. El hombre es un ser social; esto se viene diciendo desde los tiempos más remotos.

  1. Y es indudable que, el principal elemento de sociabilidad, es la palabra.
  2. Por tanto, en la medida en que dominemos mejor el uso del lenguaje seremos más completos, más perfectos, más útiles y posiblemente más felices.
  3. La mejor forma de acceso al lenguaje, no es el estudio exhaustivo de las normas gramaticales.

La lectura de obras literarias nos ofrece un camino más rico, más seguro y, por supuesto, mucho más divertido. El lenguaje se adquiere fundamentalmente por impregnación y esta se produce a través de la lectura. Con la lectura de obras literarias se consigue el desarrollo de ese lenguaje que es de suma importancia en un mundo como el que estamos viviendo; porque en la medida en que una persona sea más capaz de dominar la palabra será menos susceptible de manipulación.

  • Por otra parte, con la lectura se adquiere sensibilización estética que no sólo emana -sobre todo en el campo de la Literatura Infantil- de la calidad formal de los textos, de la presentación y de los contenidos, sino también de la ilustración.
  • Otra de las características y de los objetivos que deben cumplirse con la lectura es el estímulo a la creación, la imaginación, la participación y la libertad.

Yo me propongo que mis libros tengan un carácter abierto y que sean libros con toda suerte de interpretaciones por parte de los lectores. Otro elemento básico es el de la sensibilización social que a mí me preocupa de manera muy especial. Durante mucho tiempo hemos sido menores de edad, hemos estado en una torre de marfil donde los problemas eran de los demás.

  1. Ha llegado el momento de afrontarlos.
  2. No hay soluciones mesiánicas ni superhéroes, es el colectivo social quien debe unirse para resolverlos.
  3. Esta era la filosofía que yo tenía cuando estaba escribiendo «El hombrecito vestido de gris» en el año 73, en momentos especialmente duros en este país.
  4. Pienso que todos estos maravillosos objetivos no son sólo responsabilidad de la escuela.

En una sociedad ideal, y por tanto en una sociedad lectora, la escuela no será el lugar donde habría que potenciar el amor al libro y a la lectura. Al llegar los niños a ella ya deberían tener un impulso adquirido en la casa, incluso antes de saber leer.

  • Si ven a los padres que leen, que manifiestan placer en el hecho de ojear un libro, los hijos tratan de imitarlos.
  • Pero, por desgracia, nuestro país no es lector.
  • En la casa normalmente no hay libros y no existe lo que pudiéramos llamar un rango social de la lectura.
  • Vivimos, por desgracia, en una sociedad que no es lectora y por tanto una vez más recae sobre la escuela el peso de hacer de factor correctivo de una deficiencia social.

En ella comienzan a introducirse los libros y la afición por la lectura. Yo creo que la lectura no debe ir paralela a la escuela. No necesariamente un buen lector tiene que ser un buen estudiante. Si el factor de canalización viene a través de la escuela habrá personas que automáticamente se descuelguen del hecho de la lectura.

  1. Hay que reconocer que es un mal menor y que si en este momento estamos disfrutando de un auge de la Literatura Infantil en España se debe fundamentalmente a la demanda emanada principalmente desde la escuela.
  2. Entonces, ¿qué podemos ofrecer para suscitar el amor al libro y a la lectura? En primer lugar creo que es preciso olvidar las viejas soluciones del pasado, que podemos resumir en antologías de fragmentos literarios y lecturas a destiempo de los clásicos, que evidentemente vacunaron a infinidad de gente que no ha vuelto a leer jamás.

También estoy radicalmente en contra de las adaptaciones; porque constituyen una falta de respeto hacia el autor, el lector y la obra literaria. Las adaptaciones sólo recogen el elemento más intrascendente de la obra: el argumental. Debemos ofrecer a los lectores algo que responda a sus intereses y necesidades.

Y en estos momentos contamos con una oferta rica y variada. A partir de los años 70 se produce en nuestro país un cambio decisivo. Empieza a escribirse más desde la Literatura, se olvidan los temas tabúes, y se crean obras más imaginativas, más creativas y con mayor calidad. En esos años comienzan unos movimientos de renovación, se promueven campañas de fomento de la lectura, cursillos de Literatura Infantil, seminarios permanentes, que van introduciendo el libro en la escuela.

Naturalmente esto origina una demanda que hace que las editoriales sigan con fuerza con las colecciones que tenían planteadas, se creen colecciones nuevas y se genera un movimiento creciente de interés por las obras literarias destinadas a los niños.

  1. Han cambiado las actitudes de los autores al dirigirse a los lectores.
  2. Personalmente los principios que me mueven son dos: – Honestidad conmigo mismo y con el lector.
  3. Tratar de dar lo mejor que yo pueda dar.
  4. Generalmente huyo de finales rotundos, mis libros no tienen final; dejo el libro abierto para que el lector se sienta libre de interpretarlo y recrearlo como él quiera.

Porque pienso que la lectura es como una carrera de relevos y el libro es el testigo que el autor entrega al lector.

¿Cuál es el origen de la literatura?

Según Jesús G. Maestro, la literatura tiene su origen en la consecuencia de la transformación de los dioses de las religiones politeístas de la antigüedad en personajes ficcionales.

¿Qué es la literatura 4 conceptos?

Literatura es ficción; un discurso ficcional. Literatura es un uso específico del lenguaje. Literatura es un discurso no pragmático; no tiene utilidad práctica. Literatura es un discurso que es valorado extremadamente; de una forma especial.

¿Qué es la literatura y cuáles son sus características?

La literatura es el conjunto ordenado de relatos, mitos, disertaciones y elaboraciones poéticas producidos por la humanidad, cuyo elemento común es la utilización de la palabra y el lenguaje verbal de manera distinta, extraordinaria, alejada de lo común.

¿Qué es la literatura en opinión personal?

Fotografía original extraída de Tumblr

La razón por la que he publicado esta serie de entradas centradas exclusivamente en los libros porque la literatura es algo bastante importante para mí. Con sólo leer palabras impresas en una página te estás sumergiendo en un nuevo mundo. Para muchos sirve para relajarnos, para escapar de nuestro día a día y conocer la historia de una serie de personajes de los que podrás formarte una opinión.

Vas a conocer más de lo que podrías imaginar. ¿Qué es la literatura para ti? (VUESTRAS RESPUESTAS) Una herramienta que te ayuda a olvidar lo que te rodea. -Ane (@anealisson) La literatura es una forma de expresión, de evadirte del mundo real. Es otro mundo en el que refugiarte con los personajes que más te gustan, sus historias de amor, amistad, misterio.

Es vivir otra vida durante las hojas que tiene el libro, pero es más que eso; es poder imaginar más y compartirlo con amigos, familiares, en las redes sociales. -Azahara Beroy (@azaBeroy) La literatura para mí es un modo de desconexión total con la realidad a la par que disfruto.

  • Es una sensación indescriptible.
  • Victoria (@llavesconHisto) La literatura para mi es todo, es mi vida, desde pequeña que me gusta leer, escribir, he ganado algún premio literario en mi instituto.
  • Me paso el tiempo libre leyendo, es mi aire para respirar, adoro los libros, creo muchos relatos, y estoy creando un libro, la literatura es mi agua, oxigeno,sol.

sin ella no podira vivir. Gracias. -Gemma (@Gemma10042000) Mi forma de viajar. Una forma de escapar de la rutina. -IBP (@ibp_58) Lo es todo, es mi forma de vivir mil vidas y evadirme de los problemas de mi vida. Es la única forma de viajar a mil mundos. -Julia Esteve (@bloglaalacena) Para mí lo es todo.

Me ayuda a viajar, a distraerme, a relajarme. -María (@maria29_11) Lo que me da felicidad, tranquilidad y armonía. -Mildre (@Mindycrm) La literatura es todo para mi, vivo gracias a ella y es a lo que quiero dedicar mi vida, espero poder trabajar y vivir incluso de ella. -Patricia Bejarano (@Patriciabema) Pues hijo no me voy a poner filosófica, pero me entretiene y fomento mi comprensión lectora.

-María (@Confesioneselite) La literatura es arte. Es sentir, es vivir y es viajar sin moverte del sitio. Al igual que escribimos para desaparecer, leemos para convertirnos en otras personas por un rato, para evadirnos de la realidad y adentrarnos en otros mundos.

¿Qué es la literatura reflexión?

La literatura es una de las Bellas Artes, y se la entiende como la evocación de ciertas sensaciones, impresiones o reflexiones en el lector, a partir de obras narrativas, descriptivas o reflexivas cuya naturaleza puede y suele ser ficcional, es decir, no necesariamente son extraídas de la vida real.

¿Qué es literatura y qué fin busca?

Qué es literatura: literatura como expresión cultural, arte y características Adriana Morales Licenciada en Letras Cuando nos referimos al término literatura lo podemos hacer desde diferentes perspectivas. Esto se debe a que es una palabra cuyo sentido varía según el contexto donde se aplique.

  • La literatura forma parte de las expresiones culturales de un determinado periodo, región, país, idioma, contexto, así como, también puede referirse a un conjunto de obras que tratan sobre un tema o área determinada.
  • En este sentido, existen diferentes clasificaciones literarias que se identifican y diferencian como, por ejemplo, literatura griega, literatura del Siglo de Oro, literatura occidental, literatura francesa, literatura renacentista, literatura infantil, entre otros.
  • Por literatura también se conoce una de las materias que forman parte del pensum escolar, y que se refiere al estudio de las teorías literarias y su importancia.

Que Es La Literatura No todo lo que se escribe es literatura, por ello se pueden distinguir diferentes tipos de textos. No obstante, cabe resaltar que no todo lo que se escribe es literatura según el canon literario, que es un tipo de norma que establece aquello que puede ser considerado como literatura o no según los expertos en el área.

You might be interested:  Cuando Es El Día Del Padre En Uruguay

A su vez, el canon es variable en el tiempo, ya que la literatura está en constante evolución y cambio al igual que las necesidades expresivas. Por ejemplo, los artículos periodísticos, aunque son textos escritos con la intención de informar y siguen una serie de reglas, no son considerados como obras literarias.

Lo mismo ocurre con los textos de tipo científico, entre otros. Esto se debe a que el uso del lenguaje no cumple una función poética y estilística de la palabra. La literatura se vale del uso de diversas figuras retóricas que enriquecen el discurso, embellecen las imágenes descritas, transmiten sentimientos y hacen posible trasladar al lector a diferentes lugares, reales o imaginarios. Que Es La Literatura En la literatura es posible recrear la imaginación y mezclar lo real con lo ficticio. La literatura es una forma de expresión artística que emplea como principal recurso el lenguaje escrito u oral, Se considera un arte porque expone la visión del autor, que es quien emplea la palabra desde una perspectiva estética.

  1. También se incluye la tradición oral, la cual ha posibilitado recopilar diversas obras literarias que forman parte de la cultura universal debido a su origen, tema e importancia como parte de las diversas expresiones culturales.
  2. La definición del término literatura se ha desarrollado a lo largo del tiempo.

Durante el siglo XVII las obras literarias eran denominadas como poesía, aunque no lo fuesen como tal, ya que se podía tratar de una lírica, épica o drama. A partir del siglo XVIII se comenzó a hacer uso del término literatura. Pero, no fue hasta el siglo XIX que el término tomó el sentido con el que se emplea en la actualidad.

  • Roman Jakobson fue un lingüista y teórico ruso que en el siglo XX diferenció la literatura de otros discursos.
  • Para ello destacó particularidades como la función poética del lenguaje y el estilo lingüístico empleado por el autor, quien hace uso o del verso o la prosa para deleitar al lector en su narración.

Jakobson formó parte del formalismo ruso, un movimiento intelectual que realizó importantes estudios lingüísticos, de los que derivaron tanto la teoría literaria como la crítica literaria, cuyo objeto de estudio es la literatura y su esencia. Así pues, se destaca el hecho de que el lenguaje literario combina elementos estéticos que generan placer por la lectura tras el uso de repeticiones y ritmos a lo largo del texto.

  • Esto busca atraer e impresionar al lector, activar su imaginación y sentidos.
  • Jakobson expuso las diferencias entre el lenguaje literario y el lenguaje común, no solo porque la función poética del lenguaje va más allá de emitir un mensaje, también busca afectar de diferentes maneras al receptor, por tanto, la literatura resulta una obra de arte.

En este sentido se considera que una obra es literatura a medida que se aleja del lenguaje diario, rompe y transforma los esquemas tradicionales para expresar o exponer diversas situaciones reales o ficticias. Es decir, el lenguaje en la literatura ofrece una mirada diferente a lo cotidiano y lo presenta, incluso, como algo extraño o ajeno a nosotros.

¿Que nos puede aportar la literatura?

Leer literatura puede hacernos mejores (Published 2019) Fuera de serie Image Que Es La Literatura Un escritor yemení lee un libro en una biblioteca en Saná, capital de Yemen. Credit. Khaled Abdullah/Reuters NUEVA YORK — Uno de los clásicos memorables de mi infancia es Corazón de Edmundo de Amicis, un autor decimonónico ya olvidado. El episodio del libro que tuvo más impacto contaba cómo un niño genovés salía de su país en busca de su madre, quien trabajaba en la Argentina.

  • Recuerdo haber llorado y haberme preguntado si yo sería capaz de tan arriesgada aventura.
  • No lo sabía entonces, pero ese libro me inició en el aprendizaje de la empatía.
  • Mi educación en adentrarme en las vidas de los otros continuó después con lecturas más complejas, de la mano de personajes como Jane Eyre y Ana Karenina, de Robinson Crusoe, don Quijote de la Mancha y de los sufridos héroes de Charles Dickens.

Estos personajes me ayudaron —a mí y a una comunidad enorme de lectores— a entender con más profundidad el sufrimiento ajeno y también a hacer más tangibles sus momentos de alegría. La literatura no parece tener una obvia utilidad, pero la ciencia ha demostrado que la tiene.

  1. Leer literatura, una actividad que muchos consideran ociosa o inútil, posee un valor social invaluable: nos hace más empáticos, más dispuestos a escuchar y entender a los otros.
  2. Las ficciones nos enseñan a nombrar nuestras angustias y también cómo enfrentar y compartir nuestros problemas cotidianos.
  3. Esto es especialmente importante hoy, cuando muchos de los retos más apremiantes de nuestro tiempo se tienen que resolver de manera colectiva y solidaria: los desastres naturales que ha acentuado el cambio climático, las crisis migratorias mundiales o el reclamo por los derechos de las minorías fueron contados y discutidos desde hace cinco mil años en una obra literaria, La epopeya de Gilgamesh,

Ahí ya hay un desastre universal —el diluvio—, están las desventuras de gente obligada a huir y también el reclamo de los más débiles contra los abusos del poder del rey Gilgamesh. La gran literatura, incluso cuando se escribió miles de años atrás, tiene lecciones para los lectores del presente.

Y quizás sea la literatura, y su intrínseca capacidad de hacernos más empáticos, la que pueda salvarnos de nosotros mismos. En octubre de 2013, un equipo de investigadores del New School for Social Research de Nueva York publicó un en la revista Science sobre cinco experimentos realizados para estudiar la relación entre lectura y empatía.

Los participantes fueron divididos en grupos y se asignó a cada uno un tipo distinto de lectura. Los textos elegidos pertenecían a géneros diferentes: ficción popular, ficción “seria” —una novela de Louise Erdrich, otra de Don DeLillo—, notas periodísticas y ensayos documentales.

El quinto grupo no recibía ningún texto. Una vez se asignaron las lecturas, tanto los lectores como los no-lectores debían responder a un cuestionario que permitiría a los investigadores juzgar la habilidad de los participantes para comprender ideas y emociones ajenas. Los resultados fueron significativos.

Tanto los participantes a los que no se les había asignado un texto, como los que habían recibido textos periodísticos, documentales o de ficción popular, mostraban resultados desalentadores. En cambio, los lectores de ficción “seria” demostraban un entendimiento notable de los sentimientos y razonamientos ajenos, y por lo tanto, una mayor capacidad de empatía.

Las notas periodísticas nos informan de los hechos, pero para entender “en carne propia” lo que está ocurriendo, son más eficaces las obras de ficción. La Odisea, un poema del siglo VIII a.C., nos ha permitido durante siglos a numerosas generaciones de lectores hacer tangible la ardua travesía de un inmigrante, un viajero que huye de su lugar de nacimiento y después regresa a él.

Esta experiencia no es nueva: Ulises está emparentado con los miles de refugiados que huyen de la guerra y la pobreza y atraviesan el mar Mediterráneo para llegar a las costas de Europa. También está emparentado con los migrantes de Centroamérica que llegan a la frontera con Estados Unidos.

Un grupo de refugiados es rescatado en el mar Mediterráneo por una oenegé en abril de 2018. Credit. Christophe Petit Tesson/EPA vía Shutterstock Recuerdo que cuando leí los testimonios de migrantes ilegales recogidos en un, pensé en la Odisea, “El norte es como el mar”, dice uno de los entrevistados, “cuando alguien viaja como ilegal, es arrastrado como la cola de un animal, como basura.

Imaginé cómo el mar rechaza la basura en la orilla, y me dije a mí mismo, es como si estuviera en el mar, rechazado una y otra vez”. Cada semana, las autoridades estadounidenses expulsan del país a personas indocumentadas, muchas de las cuales han vivido en Estados Unidos toda su vida.

También estos migrantes tienen su espejo en la ficción clásica. En 1615, seis años después de que se firmase el decreto que desterraba a los moriscos españoles, Miguel de Cervantes publicó la Segunda parte de las aventuras de don Quijote. Ahí, un antiguo vecino de Sancho, que lleva el significativo nombre de Ricote —la última ciudad de la que partieron al destierro los moriscos— vuelve a España disfrazado de peregrino.

Le dice a Sancho que él y sus compañeros expulsados no fueron bien recibidos en el norte de África. “Doquiera que estamos”,, “lloramos por España, que en fin nacimos en ella y es nuestra patria natural”. En, Noam Chomsky arguye que el empobrecimiento de la empatía colectiva en la sociedad estadounidense del siglo XXI es consecuencia de un plan diseñado para reducir los poderes democráticos y aumentar los beneficios de los más ricos.

En sus inicios, el llamado “sueño americano” promovía la noción de progreso individual pero también el colectivo, en el cual cada ciudadano se beneficia al ayudar a sus vecinos. Sin embargo, a mediados del siglo pasado, empezó a favorecerse el individualismo. Acaso por lo mismo han proliferado los discursos políticos que promueven el aislacionismo.

Según el profesor Christopher Krupenye de la Universidad de St. Andrews, la empatía y la voluntad de ayudar a los otros son virtudes endémicas de nuestra especie. El catedrático, especialista en el comportamiento de primates, que “una de las características más notables de los seres humanos es que somos serviciales”, y agrega que sin esta generosidad innata no habríamos podido sobrevivir cuando éramos cazadores-recolectores.

  1. Es probable, dice Krupenye, que después de adquirir esta capacidad de sentir empatía nuestra especie desarrolló gradualmente las reglas que hoy nos permiten entender las responsabilidades y deberes de vivir juntos y compartir amenazas y riesgos.
  2. Si en los últimos años hemos perdido este instrumento vital para nuestra sobrevivencia, ¿qué podemos hacer para salvarnos de nuestra propia y voluntaria ceguera hacia los otros? ¿Cómo podemos volver a alimentar el sentimiento primordial de empatía? En la primera mitad del siglo IX, el gran poeta sirio Abu Tammam ensayó una respuesta que podría servirnos hoy: “Quizás carezcamos de lazos de sangre / Pero la literatura es nuestro padre adoptivo”.

Una respuesta está en la literatura. Activistas vestidas como personajes de “El cuento de la criada”, de Margaret Atwood, se manifestaron en Buenos Aires para pedir la aprobación parlamentaria del aborto legal y seguro en Argentina. Credit. Alejandro Pagni/Agence France-Presse — Getty Images Los niños aprenden a conocer el mundo a través de las historias que les cuentan y que leen, como yo lo hice con De Amicis.

Así que no es absurdo suponer que los adultos puedan continuar ese aprendizaje. Por ello, nuestros legisladores y gobernantes deben leer más literatura: podría ser una manera de que empiecen a legislar y entablar acuerdos con altruismo. Quizás con los personajes de Margaret Atwood o de Cervantes, los líderes del mundo puedan entender más y mejor las vidas ajenas; las vidas de los migrantes, los refugiados, los menos favorecidos.

El compasivo don Quijote y la justiciera criada Defred puedan salvarnos de nuestra tentación de encerrarnos en nosotros mismos. Alberto Manguel es escritor, editor y traductor argentino-canadiense. Su libro más reciente es “Monsieur Bovary (y otros amigos tenaces)”.

You might be interested:  Que Es La Comunicacion

¿Qué es la literatura y cuáles son sus características?

La literatura es una expresión artística que se vale del uso de la palabra escrita u oral, a través de la cual los poetas, los novelistas, los ensayistas o los dramaturgos exponen diversas sensaciones, imágenes y descripciones de relatos reales o ficticios.

  • Asimismo, la literatura y sus géneros se valen de diversos recursos literarios y gramaticales para enunciar los conocimientos, las experiencias y el arte creativo del autor.
  • Sin embargo, el significado de literatura es amplio, por lo que también se puede referir tanto a una serie de producciones literarias propias de un país, un idioma, un tema o una época, como, a la asignatura impartida en la escuela.

A continuación se presentan las principales características de la literatura.

¿Cuál es la importancia de la literatura?

Fernando Alonso Hace ya años, leí un libro que me llevó a un mundo de hombres pequeños que eran grandes, de pajaritas que querían amar, de barcos que buscaban la libertad, de espantapájaros que deseaban bailar, de guardianes que no tenían que guardar.

Este libro era tu «Hombrecito vestido de gris», desde entonces has seguido ofreciendo tu palabra, y tu palabra anda caminos que buscan la alegría, la solidaridad y la libertad. Por eso, Fernando, gracas. Este título me remite a recuerdos infantiles: cuando el primer día de clase, todos los profesores trataban de convencernos de que su asignatura era la más importante.

Pero, de manera muy especial, estos recuerdos infantiles me llevan hasta el año 1957 cuando el catedrático de Literatura del Instituto de Burgos, el poeta Juan Ruiz Peña, logró convencerme de la importancia de su asignatura. Y, desde entonces, la literatura ha sido una de las razones más importantes de mi vida.

Desde entonces he tenido muy claro que la lectura en general y la lectura de obras literarias en particular, es uno de los instrumentos más eficaces para la formación de la personalidad y el conocimiento profundo del mundo que nos rodea y de nosotros mismos. A través de la lectura se consigue el desarrollo de la capacidad de análisis y del sentido crítico.

No se puede hacer una lectura bebiendo el libro como quien bebe las imágenes de la televisión; el lector tiene que analizar y tomar partido por lo que está leyendo. Fernando Pessoa afirmaba que él no era capaz de leer fríamente un libro, porque al poco tiempo de estar desentrañando lo que relataba se veía a sí mismo como autor: «Después de unos minutos, quien escribía era yo, y lo que estaba escrito no estaba en ninguna parte».

  1. Creo que de alguna manera el autor se difumina para que el lector cobre protagonismo.
  2. El autor, en el momento de la creación, da vida a unos personajes; pero si no existe el concurso del lector su obra está muerta.
  3. Un libro cobra vida cuando un lector lo coge, lo hace suyo, lo cambia, lo tira: es, en fin, un acto de pasión.

Ahí reside, precisamente, la magia de la lectura. En la lectura no hay entrega, sino participación. Por otra parte y consecuente con eso, el lector adquiere libertad de criterio. El libro no es impositivo como pueden ser otras comunicaciones visuales: el cine y la televisión, esta última en mayor medida, en las que el espectador no puede transformar lo que está viendo.

El sentido de responsabilidad del lector puede llevarle a afirmar rotundamente: «Esto no me interesa, por más que exista la autoridad de la letra impresa». Terrible ha sido en nuestro país, durante muchísimos años, la autoridad en general y la autoridad de la letra impresa en particular, y todavía seguimos con la autoridad de la imagen.

Ese sentido de responsabilidad se va consolidando con la lectura; de ahí que constituya un hecho de suma importancia. -Si la palabra «cruzada» no estuviese tan desvirtuada-, me inclinaría a abogar por una cruzada del libro y la lectura. El hombre es un ser social; esto se viene diciendo desde los tiempos más remotos.

  1. Y es indudable que, el principal elemento de sociabilidad, es la palabra.
  2. Por tanto, en la medida en que dominemos mejor el uso del lenguaje seremos más completos, más perfectos, más útiles y posiblemente más felices.
  3. La mejor forma de acceso al lenguaje, no es el estudio exhaustivo de las normas gramaticales.

La lectura de obras literarias nos ofrece un camino más rico, más seguro y, por supuesto, mucho más divertido. El lenguaje se adquiere fundamentalmente por impregnación y esta se produce a través de la lectura. Con la lectura de obras literarias se consigue el desarrollo de ese lenguaje que es de suma importancia en un mundo como el que estamos viviendo; porque en la medida en que una persona sea más capaz de dominar la palabra será menos susceptible de manipulación.

  • Por otra parte, con la lectura se adquiere sensibilización estética que no sólo emana -sobre todo en el campo de la Literatura Infantil- de la calidad formal de los textos, de la presentación y de los contenidos, sino también de la ilustración.
  • Otra de las características y de los objetivos que deben cumplirse con la lectura es el estímulo a la creación, la imaginación, la participación y la libertad.

Yo me propongo que mis libros tengan un carácter abierto y que sean libros con toda suerte de interpretaciones por parte de los lectores. Otro elemento básico es el de la sensibilización social que a mí me preocupa de manera muy especial. Durante mucho tiempo hemos sido menores de edad, hemos estado en una torre de marfil donde los problemas eran de los demás.

Ha llegado el momento de afrontarlos. No hay soluciones mesiánicas ni superhéroes, es el colectivo social quien debe unirse para resolverlos. Esta era la filosofía que yo tenía cuando estaba escribiendo «El hombrecito vestido de gris» en el año 73, en momentos especialmente duros en este país. Pienso que todos estos maravillosos objetivos no son sólo responsabilidad de la escuela.

En una sociedad ideal, y por tanto en una sociedad lectora, la escuela no será el lugar donde habría que potenciar el amor al libro y a la lectura. Al llegar los niños a ella ya deberían tener un impulso adquirido en la casa, incluso antes de saber leer.

Si ven a los padres que leen, que manifiestan placer en el hecho de ojear un libro, los hijos tratan de imitarlos. Pero, por desgracia, nuestro país no es lector. En la casa normalmente no hay libros y no existe lo que pudiéramos llamar un rango social de la lectura. Vivimos, por desgracia, en una sociedad que no es lectora y por tanto una vez más recae sobre la escuela el peso de hacer de factor correctivo de una deficiencia social.

En ella comienzan a introducirse los libros y la afición por la lectura. Yo creo que la lectura no debe ir paralela a la escuela. No necesariamente un buen lector tiene que ser un buen estudiante. Si el factor de canalización viene a través de la escuela habrá personas que automáticamente se descuelguen del hecho de la lectura.

Hay que reconocer que es un mal menor y que si en este momento estamos disfrutando de un auge de la Literatura Infantil en España se debe fundamentalmente a la demanda emanada principalmente desde la escuela. Entonces, ¿qué podemos ofrecer para suscitar el amor al libro y a la lectura? En primer lugar creo que es preciso olvidar las viejas soluciones del pasado, que podemos resumir en antologías de fragmentos literarios y lecturas a destiempo de los clásicos, que evidentemente vacunaron a infinidad de gente que no ha vuelto a leer jamás.

También estoy radicalmente en contra de las adaptaciones; porque constituyen una falta de respeto hacia el autor, el lector y la obra literaria. Las adaptaciones sólo recogen el elemento más intrascendente de la obra: el argumental. Debemos ofrecer a los lectores algo que responda a sus intereses y necesidades.

  1. Y en estos momentos contamos con una oferta rica y variada.
  2. A partir de los años 70 se produce en nuestro país un cambio decisivo.
  3. Empieza a escribirse más desde la Literatura, se olvidan los temas tabúes, y se crean obras más imaginativas, más creativas y con mayor calidad.
  4. En esos años comienzan unos movimientos de renovación, se promueven campañas de fomento de la lectura, cursillos de Literatura Infantil, seminarios permanentes, que van introduciendo el libro en la escuela.

Naturalmente esto origina una demanda que hace que las editoriales sigan con fuerza con las colecciones que tenían planteadas, se creen colecciones nuevas y se genera un movimiento creciente de interés por las obras literarias destinadas a los niños.

Han cambiado las actitudes de los autores al dirigirse a los lectores. Personalmente los principios que me mueven son dos: – Honestidad conmigo mismo y con el lector. – Tratar de dar lo mejor que yo pueda dar. Generalmente huyo de finales rotundos, mis libros no tienen final; dejo el libro abierto para que el lector se sienta libre de interpretarlo y recrearlo como él quiera.

Porque pienso que la lectura es como una carrera de relevos y el libro es el testigo que el autor entrega al lector.

¿Cuáles son las principales características de la literatura?

Características de la literatura – La literatura, en general, se caracteriza por lo siguiente:

Consiste en el uso del lenguaje verbal con fines estéticos, es decir, alejándolo del uso cotidiano comunicativo, y concentrándose más bien en sus formas. Acude a herramientas retóricas (figuras o tropos), al ritmo y a la imaginación o la fantasía para componer piezas de distinta naturaleza. Las distintas manifestaciones literarias existentes se clasifican en géneros literarios, Los tres géneros antiguos eran la épica, la tragedia y la lírica; mientras que los géneros modernos son la narrativa, la dramaturgia, la poesía y el ensayo, Aquello que en una época se entiende por literatura puede cambiar en la siguiente, incorporando o perdiendo textos a lo que se considera canónico. Esta es la razón por la cual muchos textos escritos originalmente como textos científicos o religiosos, se tienen hoy por literatura. Hoy en día se la divulga y reconoce más que nunca antes en la historia, gracias al surgimiento de un aparato literario-editorial masivo, y a los elevados márgenes de alfabetización del mundo contemporáneo.

¿Qué tipo de literatura hay?

Existen tres tipos de estilos literarios principales: la narrativa, la lírica y la dramática.